Internacionales_portada_slider

Los bancos griegos abren 21 días después, pero el corralito no acaba

Grecia abrió sus bancos 21 días después del inicio del corralito. Subir las persianas de las sucursales era la prioridad del equipo económico de Alexis Tsipras tras la aprobación de los duros ajustes pactados en Bruselas. Cualquier economía está destinada a sufrir con un cierre prolongado de sus entidades financieras.

Fue posible gracias que el Banco Central Europeo (BCE), inyectó 900 millones de euros a la economía helena tras la votación de las reformas a través de la línea de liquidez de emergencia. Ni siquiera ese dinero evitará que buena parte de las restricciones sigan en pie cuando abran las oficinas. Los griegos han estado retirando de los cajeros entre 80 y 120 millones de euros al día durante el corralito. La liquidez sigue estando al límite. Se teme, en parte, que ese ritmo no decrezca o se acentúe si se relajan demasiado los controles de capitales.

Por eso seguirá en pie el límite diario de 60 euros de retirada de efectivos en cajeros y en ventanilla. Ahora serán, eso sí, acumulables. Se podrán sacar 420 euros de golpe cada semana. Uno de los objetivos es acabar con las colas frente a las máquinas expendedoras. También seguirán limitadas las operaciones con el extranjero, aunque sí será posible que los padres con hijos estudiando fuera de Grecia les envíen hasta 5.000 euros cada tres meses. Quien deba pagar gastos médicos también podrá hacerlo, con un límite de 2.000 euros.

Conseguido un pacto de mínimos con los acreedores, el Gobierno está trabajando ahora en la concienciación. Atenas es consciente de que buena parte de los 50.000 millones de euros en depósitos que han salido de los bancos desde el pasado noviembre continúan en el país. Bajo el colchón, detrás de la estantería, en un cajón. Por eso se le pide a los ciudadanos que lo devuelvan. «Mañana, cuando vuelvan a abrir los bancos y la normalidad sea restablecida vamos a ayudar a nuestra economía. Si sacamos nuestro dinero de cofres y casas, donde no están seguros, y lo metemos en los bancos, fortaleceremos liquidez de la economía», señaló Luka Katseli, presidenta de la Asociación Helénica de Banca, en una entrevista televisada.

Cobrar cheques y acceder a depósitos
Algunas sucursales esperan colas. Entre las limitaciones levantadas se encuentra la posibilidad de cobrar cheques, incluso si han vencido en el periodo del corralito. Eso es muy importante para el comercio heleno. Muchos cobran por esa vía. También se permite acceder a los depósitos a plazos y a las cajas fuertes. Tsipras consigue así parte de sus objetivos inmediatos, pero debe aún lidiar con la oposición interna a las reformas. El ex ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, volvió a decir ayer que el programa no puede ser implementado. Cree que ya ha fracasado: «Las instituciones abusaron de nosotros y nos cortaron el oxígeno hasta que nos rendimos», dijo al periódico italiano Il Fatto Quotidiano.

Todo apunta a que Grecia utilizará hoy el crédito puente acordado en Bruselas tras la aprobación de los ajustes, de 7.000 millones de euros, para abonar al BCE un vencimiento de deuda por valor de 3.500 millones de euros y 700 millones más de intereses. Es posible que también pague los 1.500 millones de euros que le debe al FMI con ese dinero.

Fuente: El Mundo

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar