Internacionales

La Inteligencia de EEUU contradice a Donald Trump

Los máximos responsables de las agencias de espionaje de EEUU han contradicho a Donald Trump en pleno ante el Congreso de ese país en toda la controversia acerca de la interferencia rusa en las elecciones de 2016.Si el presidente sigue negando que Rusia interfiriera en la campaña electoral de 2016, el director general de Inteligencia – y ex senador republicano – Dan Coats, dijo ayer en el Comité de Inteligencia del Senado que creemos que sólo las instancias más altas de Rusia podrían haber autorizado el robo y la filtración de datos que se produjo. Y cuando el senador demócrata Mark Warner preguntó a los directores de la CIA, la NSA – la agencia de espionaje electrónico – y el FBI si el Gobierno ruso había tratado de interferir en las elecciones de 2016, la respuesta fue unánime: Sí. Los dos primeros son republicanos, como Trump, y han sido nombrados por el presidente, al igual que Coats, lo que desmonta la teoría de que hay una suerte de conspiración contra el actual inquilino de la Casa Blanca de los servicios secretos. O, como los llaman los seguidores de Trump, el llamado ‘Deep State’ (literalmente estado profundo, aunque en España lo llamaríamos las cloacas del Estado, gracias a la frase de Felipe González para justificar el terrorismo de Estado de los GAL). El tercero es Andrew McCabe, que ejerce su cargo en funciones después de la destitución, fulminante y sin explicación aparente, del director del FBI, James Comey, el martes. La intervención de McCabe era el plato fuerte de la sesión, porque la oposición demócrata acusa a Trump de haber cesado a Comey por la investigación del FBI de la relación entre el presidente y Rusia, que ni siquiera los republicanos son capaces de justificar. El FBI apoya a ComeyY McCabe contradijo a la Casa Blanca en todo en relación al cese de Comey. Donde la portavoz de Trump, Sarah Huckabee Sanders – hija del líder evangélico, ex candidato republicano a la Presidencia, y aliado de Trump, Mike Huckabee – había dicho que Comey había cometido atrocidades en el FBI, y perdido la confianza de sus subordinados, McCabe replicó que tengo al director Comey en mi más alta estima, y remachó diciendo que la mayoría, la inmensa mayoría del personal del FBI tenía una relación positiva con el director Comey. Y donde Huckabee Sanders había dicho que la investigación del ‘Rusiagate’ era una de las cosas menos importantes del FBI, McCabe dijo que la consideramos una altamente significativa. El director en funciones del FBI declaró que no tiene conocimiento de que la Casa Blanca haya presionado a esa organización para que frene la investigación, y que, si eso se produce, dará cuenta al Congreso. McCabe también explicó que no tiene noticias de que Comey hubiera pedido a Trump más medios para continuar las pesquisas antes de ser despedido. Claro que la mayor contradicción de la versión de la Casa Blanca la dio… el propio Donald Trump. En una entrevista a la cadena de televisión NBC, el presidente de EEUU dijo que había decidido cesar a Comey por iniciativa propia, y no por la recomendación del fiscal y vicefiscal general del Estado. Es una declaración increíble porque en la carta de destitución de Comey, Trump decía textualmente que lo hacía por indicación de esos dos altos cargos. En la entrevista, y haciendo gala de la exquisita educación que se le supone a un hombre de Estado, y que en el caso de Trump se aproxima a la de su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, el presidente de EEUU califica a Comey de «fantasma». En otra entrevista a la revista Time, Trump, dice que el director nacional de Inteligencia con Obama, James Clapper, y la ex vicefiscal general, Sally Yates, se ahogaron como perros en su intervención, el lunes, ante el Congreso, dentro de las investigaciones sobre la presunta colusión entre la Casa Blanca y el Kremlin. Así pues, el escándalo sobre la relación entre los asesores de Trump y Rusia continúa, y ha ganado en primacía política tras el cese del director del FBI. El Senado ha reactivado su interés en el caso, y ha llamado a declarar el martes que viene al ex consejero de Seguridad Nacional Mike Flynn, que tuvo que dimitir por sus vínculos con Moscú. Un juzgado de Virginia también ha llamado a declarar a Flynn como testigo en una investigación penal por el caso.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar