Internacionales

Habló a enfermera española que se contagió ébola: lo del perro es «un asesinato»

El diario español El Mundo publicó en su edición impresa de este martes una entrevista exclusiva con la auxiliar de enfermería Teresa Romero, quien fue el primer caso de contagio de ébola fuera de África y la técnica que atendió a los misioneros Miguel Pajares y Manuel García Viejo cuando fueron repatriados desde Liberia con la enfermedad.

En la primera plana del matutino se puede observar una foto actualde la española dentro la habitación que ocupa en el Hospital de Alcorcón, de Madrid, y escoltada por dos médicos del equipo reducido de profesionales que la asisten.

Es la segunda entrevista vía telefónica a la que accedió, pero en esta oportunidad fue más allá. Teresa se explayó y aclaró varios puntos, entre ellos, negó haber cometido errores al contagiarse y rechazó haberse tocado la cara con un guante, como trascendió en su momento. También, aseguró que la internaron cinco días después de haber informado los síntomas.

Romero los primeros días de la enfermedad asistió a un centro de salud próximo a su domicilio y en la entrevista le preguntan qué le dijo el primer médico que la vió: «¿Que qué me dijo? Pues me mandó paracetamol«, aseguró. Según los médicos, este medicamento enmascara los síntomas del ébola y retrasa el diagnóstico de la enfermedad.

«¿Y él no lo tomó en consideración para ponerte en cuarentena, simplemente te recetó paracetamol?«, fue la repregunta. «Sí, nada más«, respondió la enfermera.

El punto de la polémica. Desde la gobernación de Madrid sostienen que Romero no avisó, cuando fue atendida por primera vez, que había estado en contacto con los dos misioneros españoles que murieron de ébola en el Hospital Carlos III.

La auxiliar de enfermería también se pronunció en la entrevista sobre la muerte de su perro Excalibur, un american statford adulto que fue sacrificado por decisión de la Comunidad de Madrid: «Me parece un asesinato«, lamentó y pidió que haya responsables «porque a ver, que el animal es inocente, qué culpa tiene el animal que está en casa tranquilo y tienen que venir a cogerle y asesinar al perro«.

En este sentido, el marido de la técnica, Javier Limón, denunció ayererrores y falta de control político en la gestión del primer contagio fuera de África y reclamó depurar responsabilidades. «Es una historia plagada de errores, desaciertos y sobre todo de falta de control político«, aseguró.

Limón permaneció en observación durante 21 días junto a otras quince de personas que estuvieron en contacto con Romero, pero ayer abandonaron el hospital Carlos III de Madrid, donde sigue recuperándose su mujer.

En España sólo queda internada Teresa, que si bien el martes pasado dio negativo en la última prueba del virus del ébola, según los criterios que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS), permanece aislada.

Fuente: Clarín

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar