Internacionales_portada_slider

Europa intenta descongelar la relación bilateral con Cuba

Después de una década y media de fricciones políticas y distanciamiento comercial, la Unión Europea (UE) decidió revisar las relaciones bilaterales del bloqueo institucional a Cuba. Los 28 países miembros se pusieron de acuerdo en ver la manera de romper con la llamada “posición común”, disposición adoptada en 1996 para aislar al gobierno de la isla y exigirle así respeto a los derechos humanos y avances democráticos.

» La posición común no ha sido eficaz en este tiempo. Es mejor abordar las diferencias con Cuba en un marco de acuerdo”, admitió una fuente diplomática al diario español El País, que dio a conocer ayer la noticia. Por la noche, voceros europeos confirmaron el dato a la agencia AFP, señalando que “un grupo de trabajo –compuesto por expertos de los 28 países del bloque– aprobó” la revisión de las relaciones diplomáticas con la isla caribeña.

Al parecer, al principio hubo algunas reacciones en contra por parte de algunos países como la República Checa y Polonia, pero luego hubo consenso para dar este nuevo paso. La semana pasada, la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Catherine Ashton, había adelantado que el bloque quiere mejorar sus relaciones con Cuba y confirmó que hay un proceso interno en marcha para el inicio de negociaciones.

Fuentes europeas señalan que este giro europeo tiene que ver con los “ cambios positivos observados en los últimos años, y particularmente en los últimos meses” en la isla. El gobierno de Raúl Castro viene impulsando una vigorosa apertura económica con intervención activa de los sectores privados, para así desarmar la improductiva carga de las empresas estatales y deshacerse de buena cantidad de empleados públicos. De esta manera piensa modernizar el país y salir de la grave crisis que enfrenta.

La famosa “posición común” europea surgió en 1996, impulsada por el entonces flamante gobierno del conservador José María Aznar, del Partido Popular. Hasta ese momento la relación entre la Unión Europea y Cuba era oscilante. Por momentos se intensificaba la cooperación, y por otros se enfriaba.

Pero la llegada de Aznar cambió el panorama. En su intento por acercarse a Estados Unidos, a quien siempre quiso como socio, endureció su política hacia el gobierno comunista de los Castro. Así fue como propuso a los entonces miembros de la UE adoptar una “posición común”, que terminó siendo aceptada.

Este instrumento establecía un corte en las relaciones con Cuba hasta que el gobierno comunista reviera su postura respecto a los derechos humanos y las libertades individuales.

Siete años después, en 2003, la situación se agravó, aunque en este caso por acciones adoptadas en la isla. El encarcelamiento de 75 opositores cubanos llevó a Europa a suspender la cooperación que venía brindando al país caribeño. Recién se reanudó cinco años más tarde, después de que ambas partes iniciaran un diálogo político. A partir de allí La Habana firmó acuerdos bilaterales con una quincena de países de la UE, pero el bloque se mantuvo vigente y condicionado a los avances en derechos humanos.

Ahora, hasta el gobierno de Mariano Rajoy, también del Partido Popular como Aznar, apoya el cambio de política hacia Cuba. Los cancilleres prevén autorizar este trimestre a la Comisión Europea para que abra un diálogo formal con La Habana, y el objetivo es que la UE tenga en 2015 un nuevo marco de relación con el país latinoamericano.

En esto tiene mucho que ver la ola de reformas encaradas por Raúl Castro, quien intenta atraer empresarios extranjeros que aporten además de dinero “fresco” tecnologías de avanzada para “sectores estratégicos”, como el agrícola y el industrial.

Fuente: Clarín

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar