Nacionales_portada_slider

Diócesis de Barahona rechaza explotación minera en el Bahoruco Oriental

Barahona.- En el contexto de la celebración del Día Internacional de la Tierra, la Diócesis de Barahona y sus instituciones rechazaron la mañana de este jueves la explotación de la loma Las Filipinas, para la extracción y posterior exportación del carbonato de calcio por parte de la empresa Belfond Enterprise.

En el manifiesto que fue leído por los padres Antonio Fernández y Marco Pérez, señalaron que este día encuentra a la región dentro de grandes desafíos ambientales por la concesión de explotación minera otorgada por el Estado dominicano.

Afirmaron que esta concesión a 75 años sin los debidos estudios de impactos ambientales previos, crean una gran preocupación en las fuerzas vivas y pensantes de la provincia, ya que el Bahoruco Oriental es la madre de las aguas de la Región Enriquillo.

Indicaron que la minería extractiva en esta zona generará deforestación, degradación y alteración de los acuíferos, afectando posteriormente el clima y provocando la deshidratación de la montaña de la Reserva Científica Padre Miguel Domingo Fuertes y su entorno.

En este sentido, llamaron a las autoridades a repensar las decisiones tomadas, teniendo en cuenta el impacto negativo que tendrá sobre las generaciones presentes y futuras de la región.

Dijeron que se hacía urgente que las autoridades legislativas y ejecutivas del país y de la provincia, ministerios de Energía y Minas y Medio Ambiente, emprendan una honda revisión de la concesión otorgada para la explotación minera en el Bahoruco Oriental y sugirieron un estudio avalado por un organismo internacional como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, que pueda rendir un informe sobre la realidad en dicha zona.

Durante esta celebración varios expositores ambientalistas abordaron la importancia de cuidar la tierra, las especies endémicas y en peligro de extinción en la Sierra de Bahoruco; así como la minería atractiva y las riquezas del Bahoruco Oriental.

Por Por: Kilssy Méndez.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba