Nacionales

Cientos de colegios privados cierras sus puertas tras implementación tanda extendida en escuelas

La Dirección de Colegios Privados del Ministerio de Educación (MINERD) afirma que cuenta con más de 3700 colegios registrados, de las cuales, más de la mitad se concentrados en el gran Santo Domingo.

Dicha dirección es la que rige a las instituciones educativas privadas en la República Dominicana, según la ley general de educación 66-97 y el reglamento de las instituciones públicas y privadas aprobado por el Consejo Educativo en el 2000 que establece los requisitos para la creación de un colegio.

Entre los requisitos con los que debe contar un colegio, son:

-Personal preparado en el área pedagógica

-Disponer de una instalación física adecuada a las normas básicas de construcción

-Moviliario indispensable

-Biblioteca

-Laboratorio de ciencias e informática

-Área de recreación y deportes, entre otras.

Con la implementación de la tanda extendida y las inauguraciones de nuevas escuelas en esta modalidad, algunos colegios sobre todo de zonas vulnerables, se han visto en la obligación de cerrar sus puertas.

Tal es el caso del colegio Lili Esperanza en Villa Mella que luego de más de 15 años de servicio, dos tandas y más de trescientos estudiantes, cierra sus puertas tras la inauguración de una escuela de tanda extendida próxima a sus instalaciones, dejando sin empleo a 13 personas.Este es uno de varios casos ya que sus estudiantes han emigrado al sector público.

Pero esta realidad contrasta con lo dicho la pasada semana por la Junta de Instituciones Educativas Privadas de que muchos estudiantes están retornando a este sector por los hechos violentos registrados recientemente en algunos centros educativos.

El cierre de un centro educativo privado debe ser notificado al distrito educativo correspondiente que se encarga de dar seguimiento al traslado de los estudiantes a otros centros y notifica al Ministerio de educación. 1,139 colegios han cerrado en los últimos seis años.

La propietaria del colegio Lili Esperanza tuvo que ingresar al sector público como maestra luego de un largo tiempo administrando un colegio y nos contó que otros conocidos que también cerraron sus colegios optaron con vértice en comerciantes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba