Internacionales_portada_slider

Video: Rebeldes prorrusos obligan a soldados ucranianos a comerse sus uniformes

La guerra en Ucrania entre el gobierno central y los separatistas prorrusos está lejos de terminar y más lejos aún de abandonar las formas más brutales de violencia.

Un video difundido en YouTube muestra cómo rebeldes prorrusosobligan soldados ucranianos, bajo su poder, a comerse sus propios uniformes, en un acto de las más cruda e inhumana humillación.

A los gritos, el comandante rebelde -cuchillo de guerra en mano- corta un trozo de chaqueta de uno de los soldados arrodillados y le mete un trozo de tela en la boca, ante la mirada aterrada de los cautivos.

Los soldados ucranianos aceptan inmediatamente. «¿Por qué viniste acá? ¿Quién te llamó para que vengas a matar a nuestra gente y destruir nuestros hogares?, le grita el comandante rebelde a uno de los soldados en shock.

«¿No sabés quién soy? ¡Soy Givi! Crecí acá, esta es mi tierra, pero voy a atraparte para que también veas lo que es esto, esto es el infierno», le sigue gritando.

El video sugiere que los soldados ucranianos fueron capturados en el aeropuerto Internacional de la disputada Donetsk, bajo control rebelde.

En tanto hoy las milicias separatistas prorrusas intentan cercar a las tropas ucranianas en la estratégica plaza de Debáltsevo, donde aquellas han concentrado unos 2.500 hombres y armamento pesado, según dijo el mando militar de Ucrania, que teme una escalada de las acciones militares en el este del país.

«La situación más tensa se observa junto a Debáltsevo, donde las tropas terroristas y rusas suman unos 2.500 hombres, con apoyo de hasta 35 tanques, 55 carros artillados, más de 50 piezas de artillería y 22 lanzaderas de misiles», denunció un  parte de los militares ucranianos.

El carácter estratégico de la ciudad de Debáltsevo, de cerca de 45.000 habitantes antes del estallido del conflicto, radica no sólo en que es un importante nudo ferroviario, sino también en que por ella pasa la carretera que une las ciudades de Donetsk y Lugansk, ambas controladas por los secesionistas prorrusos.

Su caída en manos de las milicias les permitiría unir fuerzas y conformar una línea de frente continua, con lo que conseguirían retrotraer la situación a la de mediados del año pasado.

El conflicto en el este de Ucrania comenzó en abril de 2014, con la sublevación prorrusa en las regiones de Donetsk y Lugansk, fronterizas con Rusia, y ha causado más de 5.000 muertos y cientos de miles de refugiados y desplazados, según la ONU.

(Fuente: Agencias)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Menu