Internacionales_portada

Renunció un cardenal británico acusado de abusos sexuales

 

En medio de otro escándalo que sobrevuela el Cónclave que elegirá al nuevo Papa, renunció hoy el cardenal británico Keith O’Brien, líder de los católicos en Escocia, “con efecto inmediato”, por “conducta inapropiada” contra cuatro sacerdotes hace más de 30 años.

 

La iglesia  católica escocesa anunció que el Papa Benedicto XVI aceptó la renuncia del cardenal de St Andrews y Edimburgo, después que el dominical británico The Observer denunciara ayer abusos sexuales a tres sacerdotes y un ex cura en la década del 80. Uno de ellos admitió que el cardenal había desarrollado una “inapropiada relación con él, que había resultado en la necesidad de un largo tratamiento psicológico”. Los acusadores presentaron sus quejas al nuncio en Gran Bretaña, Antonio Mennini, el 11 de febrero, con todos los detalles. Uno de ellos relató que en 1980 el obispo entonces se había acercado a él “después de las oraciones nocturnas con una conducta inapropiada”. Los cuatro pidieron al Santo Padre su inmediata renuncia.

 

O’Brien había negado estas acusaciones de abuso sexual y pensaba permanecer, pero después de publicado el articulo ayer, no dio misa. Un día después, en una declaración detallada, renunció a su cargo. Pidió perdón a los que había ofendido y anunció que no votará como cardenal en el Cónclave que elegirá al Santo Padre.

 

El cardenal británico debía retirarse el mes próximo e iba a viajar a Roma mañana. Al no votar, Gran Bretaña no estará representada en el conclave a la hora de elegir la máxima autoridad de la iglesia católica.

 

“Yo agradezco al Papa Benedicto XVI por su afecto y cortesía hacia mí” y “le deseo un feliz retiro. Yo también pido a Dios bendiciones por mis hermanos cardenales que pronto se reunirán en Roma para elegir un sucesor. Yo no estaré personalmente en el cónclave. Yo no quiero la atención de los medios sobre mí, sino que esté focalizada en Papa Benedicto XVI y su sucesor” escribió en su renuncia.

 

Durante años, el cardenal O’Brien había hablado en contra de los derechos de los gays y denunciado los planes para la legalización del matrimonio homosexual como “dañinos para la salud física, mental y espiritual de los que están involucrados”. Pero la semana pasada había defendido el derecho de los sacerdotes a casarse si lo quisieran.

 

Stonewall Escocia, que defiende los derechos de los homosexuales, pidió una investigación sobre la gente que abusó y espera que su “sucesor muestre más caridad cristiana hacia la gente abiertamente gay que la que mostró el cardenal”.

 

El Santo Padre dio hoy vía libre para adelantar el cónclave para elegir a su sucesor. En la elección del nuevo Papa volaran las sombras de más revelaciones, como las que dominaron los ocho años del Papa en la casa de San Pedro. El cardenal irlandés Sean Brady también está bajo presiones de no participar en el conclave porque no escuchó acusaciones de pedofilia en su diócesis y debió renunciar. Pero Brady ha anunciado que estará en la elección del nuevo Papa.

 

Clarín.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar