Internacionales_portada_slider

Mueren 10 personas tras incendio en un hospital de Brasil

Un incendio de gran magnitud en un hospital de Rio de Janeiro dejó al menos diez muertos en la noche de este jueves.

El hecho ocurrió en el Hospital Badim, en el barrio de Maracaná, en la zona norte de la ciudad. Según informó el Cuerpo de Bomberos de Rio de Janeiro (CBMERJ) mediante un comunicado tras el fuego, que provocó la evacuación de un centenar de pacientes en medio de escenas de caos, al menos diez personas fallecieron.

El cuerpo de bomberos no precisó si las víctimas eran pacientes o trabajadores, ni precisó las causas del incendio. De acuerdo a informaciones preliminares, el fuego se inició al anochecer del jueves a raíz de un cortocircuito en un generador en la parte más antigua del complejo médico, según consignó AFP.

Las llamas fueron controladas después de las 20 hs locales, 23 horas en Argentina, y en principio el parte médico hablaba de una persona muerta. Personal médico del Hospital auxilió a los pacientes que fueron rescatados del incendio. Foto: AFP.

Luego, ese parte se agravó cuando los bomberos concluyeron durante la madrugada sus operaciones de rescate de cuerpos de las víctimas. «Cerca de 90 pacientes tuvieron que ser transferidos para otras unidades médicas», detallaron los bomberos tras el operativo.

En la noche del jueves, decenas de colchones y camillas fueron colocados sobre las calles frente al Hospital Badim, mientras las ambulancias intentaban abrirse paso entre el personal médico y la multitud de curiosos, para trasladar a los pacientes en condiciones más delicadas a otros centros hospitalarios.

Mientras el humo negro producto del incendio de un costado de uno de los edificios de este centro médico privado contaminaba la calle, enfermeras, médicos y voluntarios corrieron para sacar del lugar a los pacientes con vida.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar