Internacionales_portada_slider

Los venezolanos protestan tras el reporte de la ONU que denuncia torturas, asesinatos y encubrimientos

(CNN) — En el Día de la Independencia nacional de Venezuela hubo manifestaciones rivales en Caracas, impulsadas por un nuevo informe de la ONU que describe detenciones políticas y miles de asesinatos extrajudiciales en el país.

En las calles de zonas de clase media del este de Caracas, los manifestantes se congregaron en grandes cantidades ante la llamada del líder opositor Juan Guaidó. Su eslogan: “No más torturas”.

“No existen eufemismos para caracterizar este régimen más que ‘dictadura’”, dijo Guaidó a los reporteros ese día, citando los hallazgos del informe.

Mientras tanto, como en otro mundo, el asediado presidente Nicolás Maduro presidió un colorido desfile militar, en el que sus partidarios gritaron consignas patrióticas con el paso de los tanques, una visión inusual incluso para el país altamente militarizado.

La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, quien supervisó el informe, dijeron los oficialistas, simplemente había estado siguiendo un guión escrito por Washington.

El informe del ACNUDH

Publicado un día antes, el informe de 16 páginas ha renovado las críticas de larga data sobre el asediado régimen de Maduro. Fue creado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), un grupo que el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, ha criticado repetidamente como “parcial”.

LEE: Fuerte informe de la ONU: Bachelet culpa al gobierno de Maduro por violaciones de derechos humanos a gran escala

El informe describió vívidamente un Estado que no logra satisfacer las necesidades básicas de su gente, incluido el derecho a la alimentación, la atención médica y la libertad de expresión.

Las enfermedades que una vez se habían erradicado de Venezuela están resurgiendo, dijo el informe, y culpa a Maduro por permitir que el hambre corra desenfrenada. “El Gobierno no ha demostrado que ha utilizado todos los recursos a su disposición para garantizar […] el derecho a la alimentación”, dijo, señalando que la ayuda alimentaria pública se distribuye de manera desigual para favorecer a los partidarios del Gobierno.

A principios de esta semana, un capitán de la armada venezolana murió mientras estaba bajo la custodia del Gobierno, lo que provocó el arresto de dos oficiales militares por asesinato. Su esposa acusó a los agentes de contrainteligencia de torturarlo, una acusación que los hallazgos del ACNUDH respaldan: el informe describió la detención arbitraria como un “medio principal” de control social para la administración de Maduro y ofreció pruebas de tortura sistemática para los detenidos políticos.

MIRA: Comunidad internacional pide investigación por muerte de Rafael Acosta Arévalo por presuntas torturas

Basándose en un grupo de muestra de 135 personas, la organización descubrió que los hombres y mujeres detenidos fueron sometidos a torturas o “tratos crueles, inhumanos o degradantes” que incluyen “descargas eléctricas, asfixia con bolsas de plástico, embarques de agua, golpizas, violencia sexual, agua y la privación de alimentos, estrés y la exposición a temperaturas extremas”. En entrevistas, las mujeres dijeron a la organización que entre las tácticas utilizadas para humillar a las prisioneras y extraer confesiones incluían amenazas de violación, desnudez forzada y tocamientos inapropiados.

Un número sorprendentemente alto de aquellos que se han confrontado con fuerzas gubernamentales no quedan con vida. Las temidas Fuerzas de Acciones Especiales de Venezuela (FAES), una unidad de seguridad del Gobierno de respuesta rápida, han sido implicadas anteriormente en ejecuciones extrajudiciales, y los civiles dijeron a CNN a principios de este año que la FAES mató a sus familiares en redadas aparentemente no provocadas.

Miles de venezolanos han sido asesinados mientras “resistían a la autoridad”, según estadísticas del Gobierno, y el nuevo informe de la ONU arroja dudas sobre cómo se define la “resistencia a la autoridad” en las operaciones de FAES.

Los miembros de FAES falsifican escenas de crímenes para justificar asesinatos, según el informe. En entrevistas con familiares de 20 de estas víctimas, el informe encontró que “en todos los casos, los testigos informaron cómo la FAES manipuló la escena del crimen y las pruebas. Plantaron armas y drogas y dispararon sus armas contra las paredes o en el aire para sugerir una confrontación y para mostrar que la víctima tenía ‘autoridad resistida’”.

Solo en 2018, 5.287 venezolanos fueron asesinados mientras se “resistían a la autoridad”, según el informe, citando las propias cifras del gobierno de Maduro.

De enero a mayo de 2019, un conteo oficial de 1,569 más fueron asesinados. Las organizaciones locales estiman que el número de muertos es aún mayor.

El regimen de Maduro responde

La administración de Maduro ha rechazado con fuerza los hallazgos del ACNUDH. En una declaración el jueves, describió el informe como “una visión selectiva y abiertamente parcial sobre la situación real de los derechos humanos en la República Bolivariana de Venezuela”.

LEE: Nicolás Maduro llama al diálogo y anuncia ejercicios militares

También criticó la metodología de la organización y la acusó de omitir los logros de Venezuela en la reducción de homicidios, lo que acredita en parte a acciones más estrictas de las fuerzas de la ley.

Antes de la publicación del informe, Bachelet había visitado Venezuela en junio. Se reunió con Maduro y con el líder de la oposición, Guaidó, y dijo el viernes que su oficina había estado abogando por la liberación de los detenidos en Venezuela por actos de disidencia no violenta.

De hecho, 22 personas detenidas, entre ellas la destacada jueza Lourdes Afiuni y el periodista Braulio Jatar, fueron puestas en libertad a raíz del informe. Pero como los meses de protestas en todo el país y la presión internacional no logran producir un cambio en el Gobierno o sus políticas, no está claro qué otro informe pueda lograr a largo plazo. Jatar, quien fue arrestado luego de informar sobre protestas contra el gobierno en 2016, tuiteó hoy que su liberación se produjo con “libertad limitada”.

Hasta ahora, el tan aclamado movimiento de oposición de Guaidó tampoco ha logrado cambiar la política ni desplazar a Maduro desde que surgió en enero. Las protestas del viernes parecieron igualmente inconclusas.

Al ser preguntado por Isa Soares de CNN si el movimiento de oposición del país había perdido su impulso después de no poder destituir a Maduro, Guaidó, quien ha sido reconocido por Estados Unidos y más de 50 países como el líder legítimo de Venezuela, respondió que “el impulso de la libertad no puede perderse.”

“Nuestra estrategia ha sido construir una mayoría, salir a las calles, tener reconocimiento internacional, denunciar las violaciones de los derechos humanos, documentarlas, la forma en que se presentan hoy al mundo”, dijo.

Pozzebon informó desde Caracas, y Hu informó y escribió desde Nueva York. Isa Soares y David McKenzie de CNN también contribuyeron a este informe.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar