Internacionales

Los suizos votan en referéndum poner límite al salario de los directivos

¿Cuán alto debe ser el salario de un patrón empresarial en comparación con el de los empleados que menos ganan en su empresa? ¿Debe haber límites? Los ciudadanos suizos serán llamados a las urnas el próximo 24 de noviembre para decidir, en referéndum, si ponen límites a la remuneración de los directivos de empresas, tanto públicas como privadas y de todos los sectores.

Una iniciativa legislativa lanzada por las juventudes del Partido Socialista pretende que el salario más alto en una empresa no sea superior a 12 veces el salario más bajo, lo que provocaría una rebaja sustancial de los sueldos de los directivos. Según los cálculos de los que pusieron en marcha la iniciativa, en promedio los patrones de las grandes empresas cotizadas ganan ahora 73 veces más que sus empleados con menor salario.

Es decir, que si se aprueba la medida ningún empleado podrá ganar a lo largo de un año menos de lo que el primer directivo de su empresa gana en un mes. Los impulsores de la iniciativa aseguran que la medida, de aprobarse, no provocará ningún cambio en las empresas y administraciones públicas ni en las pequeñas y medianas empresas. Pero que afectará, sobre todo, a las grandes empresas industriales, de servicios y bancos.

La prensa suiza calcula que unos 4.400 directivos empresariales de entre 1.000 y 1.300 empresas, el 1,5% del total de la masa empresarial de la Confederación Helvética, verían reducida su remuneración si sale adelante. En más del 96% de las empresas suizas, ocho meses del peor pagado bastan para llegar al mayor sueldo de la organización.

A dos semanas de la votación, los sondeos dan empate. La campaña, titulada «1:12, por salarios equitativos», ganó fuerza y ya preocupa al gobierno suizo, que pide el voto negativo, al igual que las organizaciones empresariales, por temor a una fuga de empresas. La iniciativa legislativa, que será ley si es aprobada, no prevé excepción alguna. Además de los socialistas, sólo la apoya el pequeño partido ecologista.

La campaña por dejar las cosas como están y permitir que sean las empresas, en absoluta libertad, quienes fijen los salarios de sus trabajadores y patrones, trata de meter miedo por el efecto que podría tener sobre futuras inversiones extranjeras en Suiza. Los mejores directivos no dudarán en huir de Suiza si sus salarios son reducidos, dicen los detractores.

En marzo ya se aprobó en referéndum una medida que da más poder a los accionistas para controlar los salarios y bonus de los ejecutivos. La iniciativa fue una reacción a escándalos como el de los 60 millones de euros de bonus de jubilación que se llevó Daniel Vasella, director de la farmacéutica Novartis.

A principios de 2014, los suizos serán de nuevo llamados a las urnas en referéndum, esta vez a iniciativa de la Unión Sindical Suiza, para votar la instauración de un salario mínimo de 4.000 francos suizos, unos 4.400 dólares al cambio actual.

Fuente: Clarín.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba