Internacionales_portada_slider

La solitaria Navidad en Belén en pandemia

La ciudad de Belén, cuna del cristianismo, celebró una Navidad distinta, marcada por una pandemia que le privó de las habituales multitudes pero celebrada igualmente por la comunidad local, que encontró en esta festividad un respiro del incesante sufrimiento sanitario y económico que enfrenta hace meses.

No es una Navidad más. Ni aquí ni en ningún lado. Como en gran parte del mundo, las familias cristianas de Tierra Santa se verán obligadas hoy a celebrar separadas, en sus hogares y en el marco de una de las peores crisis que les ha tocado vivir.

«Tristeza», fue la palabra que más se escuchó entre las figuras religiosas y políticas que circularon por las calles de Belén, decoradas con tantas luces navideñas como puestos de control policiales, que buscan hacer cumplir las duras restricciones que rigen en todo el territorio cisjordano para frenar la pandemia.

Esas mismas calles recibieron hoy a múltiples grupos de «boy scouts» palestinos que, a los acordes de sus gaitas, tambores y cornetas, lograron, al menos por unas horas, sacar a los comerciantes y residentes de la pesadilla en la que se encuentran sumidos desde hace meses.

La ceremonia principal se concentró en la Plaza del Pesebre, ubicada frente a la Basílica de la Natividad y que estaba cercada por numerosas vallas para evitar lo que imaginaban sería una gran concentración de gente, algo que finalmente no ocurrió.

En contraste con los miles de peregrinos que año a año se congregan en la plaza y se amontonan en las tiendas de recuerdos, esta vez fueron solo unos pocos cientos de palestinos, sobre todo familias, que desafiaron al frío y la lluvia, se pusieron sus mascarillas y salieron de sus casas rumbo al centro de las celebraciones.

Algunos por el solo hecho de salir de casa, muchos para respirar un poco del ambiente festivo y otros para dar una alegría a los niños, que no tuvieron que guardar fila para hacerse selfis frente al enorme árbol navideño y encontraron campo abierto para corretear a los pies de la Natividad.

Fuente: EFE

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba