Internacionales_portada

Gobierno de EE.UU. espía llamadas de millones de norteamericanos

Un nuevo escándalo toca a la puerta de la Casa Blanca, luego de que el diario británico The Guardian revelera que la Agencia de Seguridad Nacional norteamericana está actualmente recolectando los registros telefónicos de millones de estadounidenses, clientes de la empresa Verison, uno de los mayores proveedores de telefonia del país, bajo una orden judicial secreta emitida en abril.
 
La orden, a la que tuvo acceso el diario, requiere que Verizon entregue "de manera diaria" a la NSA información de todas llamadas telefónicas en su sistema, tanto dentro de EE.UU. como entre el país y el extranjero.
 
Es la primera vez que este espionaje masivo de norteamericano ocurre en la administración de Barack Obama: se espían millones de llamadas, see entregan los números de teléfono de ambas partes, la ubicación y la duración de la llamada, aunque en principio, la conversación no.
 
La Casa Blanca debió salir esta mañana al cruce de la grave revelación, en boca de todos los medios de comunicación del mundo.
 
El gobierno de Obama defendió la práctica de los controles sobre los llamados
telefónicos, a la que calificó como "un instrumento fundamental para proteger a la nación de las amenazas terroristas contra Estados Unidos".
 
Según The Guardian, el Foreign Intelligence Surveillance Court (FISA, Tribunal de Vigilancia de Intelitencia Extranjera) emitió una orden el 25 de abril pasado, pidiendo a Verizon que brinde información sobre todas las llamadas telefónicas, tanto dentro del país como entre Estados Unidos y otras naciones. La orden pretende que la telefónica cumpla con la entrega de datos hasta el próximo 19 de junio.
 
Ya hay duras críticas rondando. El ambientalista y ex vicepresidente Al Gore escribió en Twitter que la orden es "obscenamente peligrosa".
 
Cabe recordar que Obama viene de enfrentar un par de escándalos relacionados con el espionaje a periodistas de la agencia AP y de un reportero de la cadena Fox. En el primer caso se recopiló de manera secreta los registros telefónicos de reporteros y editores de AP, en el segundo, los correos electrónicos del periodista de Fox News, lo que causó una condena inusualmente amplia y bipartidista.
 
En ambos, casos Obama defendió la libertad de prensa pero aclaró que defendió las escuchas a los periodistas cuando se trata de resguardar la seguridad nacional.
 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar