Internacionales_portada_slider

Desafío mafioso al Papa Francisco

Con una revuelta de 200 presos que se negaron a asistir a la misa dominical porque “total ya hemos sido excomunicados” y una procesión popular en un pueblo que se detuvo frente a la casa de un importante capo mafioso e hizo inclinar la imagen de la virgen, la ‘Ndrangheta calabresa, la más grande y mejor organizada de las mafias italianas lanzó sendos desafíos de repuesta al Papa Francisco.

Jorge Bergoglio fue el primer pontífice que declaró la excomunión de los mafiosos en su primera visita a Calabria, el 21 de junio, en la diócesis de Cassano allo Jonio. Sus palabras fueron muy claras. “Vuestra tierra tan bella conoce las marcas de este pecado: la adoración del mal y el desprecio del bien común. Este mal debe ser combatido, alejado, hay que decirle siempre que no. Aquellos que en su vida emprendieron este camino de mal, los mafiosos, no están en comunión con Dios, están excomulgados”, esto es no están más en comunión con la Iglesia.

La ‘Ndrangheta es actualmente mucho más fuerte y está mucho más extendida en el mundo que la Cosa Nostra siciliana, la camorra napolitana o la mafia de Puglia.

En sus antiguos rituales y en su actividad secreta que comprende iniciaciones, condenas y otros ritos rigurosamente codificados, aparece siempre un elemento religioso. De allí que la neta condena del Papa ha causado tensiones y temores que la reacción que puede venir de la organizción criminal.

Como “un gesto clamoroso de rebelión a la Iglesia”, califican los obispos que están en la primera linea. El escenario elegido por los capos de la ‘Ndrangheta fue la carcel de alta seguridad de Larino, en la provincia de Campobaso, que el Papa visitó el 21 de junio.

Según el semanario “Familia Cristiana” no “existen atenuantes” hacia el gesto de protesta, que suena como una represalia por “la afrenta” de la excomunión decidida por Francisco.

Mientras los obispos italianos evalúan la eventual extensión de la protesta a otras cárceles, se supo de otro caso de rebelión contra la condena definitiva del Papa a la ‘Ndrangheta. Ocurrió en pueblo de Sibina, municipio de Oppido Mamertino, cuando una procesión que llevaba la imagen de la virgen patrona del lugar se detuvo durante 30 segundos para simbolizar el homenaje (“la reverencia”) a don Giuseppe Mazzagatti, el capo indiscutido de la mafia local, condenado a cadena perpetua por varios homicidios, que por su edad avanzada, 82 años, cumple la condena bajo arresto domiciliario.

El jefe de la estación de carabineros y dos agentes del arma abandonaron inmediatamente la procesión en un gesto de protesta. Han intervenido las autoridades judiciales y el obispo del lugar, monseñor Francesco Militto, promete una investigación a fondo. “Mi posición será muy enérgica para recordar que no pueden existir alianzas de ningún tipo contra la fe”.

Fuente: Clarín

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba