Internacionales_portada

Derrame tóxico deja sin agua a 4 millones de personas en China

Una nueva catástrofe medioambiental sacude China. Y otra vez, hay que buscar el culpable en una negligencia empresarial. El río Longjiang, en la sureña provincia de Guangxi, ha sido objeto de un masivo vertido de cadmio por parte de una de las factorías que trabajan con metales pesados a lo largo de su lecho. El derrame fue detectado 15 días atrás, pero fue a partir del viernes cuando saltó la alarma. Desde entonces, las autoridades han recomendado a los 3,7 millones de habitantes de Liuzhou, ciudad bañada por ese río, que no ingieran su agua en un tramo de 100 kilómetros.

Decenas de trabajadores se pasaron el día de ayer abriendo sacos de cloruro de aluminio y vertiendo toneladas de ese polvo rojizo al río, con el objetivo de neutralizar las partículas de cadmio, un metal pesado altamente cancerígeno. En los niños, eleva el riesgo de fallos en los riñones y es por eso que los habitantes de Liuzhou se abalanzaron ayer a los supermercados a comprar agua embotellada, a pesar de que el gobierno local aseguró que las reservas subterráneas son seguras. “Hemos vertido neutralizadores en cinco presas a lo largo del río Longjiang con el objetivo de diluir entre el 70% y el 80% de las partículas contaminantes. El otro 20% contaminará el curso del río en Liuzhou”, indicó Xu Zhencheng, vicedirector del Instituto Medioambiental del Sur de China.
 
El ministerio de Protección Medioambiental insistió ayer en que la situación “está bajo control”.
 
El gobierno señaló a la compañía minera Guangxi Jinhe como presunta culpable. Las autoridades no confirmaron, sin embargo, cuántas toneladas de cadmio fueron arrojadas ilegalmente al río ni cuánto tiempo llevaba la compañía arruinando el ecosistema.
 
La primera noticia del desastre apareció el 15 de enero, cuando los pescadores encontraron centenares de peces muertos en el río.
 
Este incidente pone en evidencia la desidia de los empresarios chinos con el medioambiente y el caótico desarrollo de las industrias que trabajan con metales pesados en el país, factores que contribuyen a hacer de China el lugar más contaminado del planeta.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar