Espectáculos_portada_slider

Beyoncé, Van Morrison, Miranda, Zimmer o Iglesias, la música de los Óscar

EFE – Aunque los premios musicales por excelencia son los Grammy, este año los Óscar cuentan con grandes nombres entres los nominados a mejor banda sonora y mejor canción, Beyoncé, Van Morrison, Hans Zimmer, Billie Eillish, Alberto Iglesias o Lin-Manuel Miranda.

Dos categorías que siempre suscitan mucho interés, pese a lo cual la Academia de Hollywood ha decidido que el premio a la mejor banda sonora sea uno de los ocho cuyos ganadores se anunciarán antes del que arranque la gala del 27 de marzo en el Dolby Theater de Los Ángeles (EE.UU.)El alemán Hans Zimmer, por su trabajo en “Dune”, y Billie Eilish y su hermano Finneas O’Connel con “No time to die” para el filme de James Bond, son los grandes favoritos para alzarse con el Óscar en las categorías musicales en la 94 edición.

El compositor alemán, uno de los grandes nombres de las bandas sonoras de la actualidad ya tiene un Óscar, por la música que compuso para “The Lion King” (1994).

Se antoja poco para las doce nominaciones que acumula, por trabajos tan brillantes como los de “Rain Man” (1988), “Gladiator» (2000) 0 “Interstellar” (2014). Pero sería raro que este año se le escape su segunda estatuilla por la sutil banda sonora que ha escrito para el “Dune” de Denis Villeneuve, que ya le ha valido el Bafta, el Globo de Oro o el Critic’s Choice Award.

En el caso de Eilish y O’Connel, su carrera de premios ya comenzó el año pasado con el Grammy a mejor canción para una producción audiovisual. Y desde entonces la canción, que tiene un estilo que recuerda a otros temas de la saga de Bond, con un tono melancólico y oscuro y destacados arreglos orquestales -precisamente a cargo de Zimmer-, ha arrasado en todos los premios.

“No time to die” se ha llevado el Critic’s Choice, el Globo de Oro, los premios de los críticos de Chicago o Hollywood, el Gold Derby o el de la Asociación de Críticos de Música de cine. Una canción que los hermanos escribieron en tan solo tres días y cuya primera versión grabaron en un autobús aparcado en un solitario parking de Texas, solo con la voz de Eilish.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba