InternacionalesUncategorized

Más de un millón de musulmanes inician la peregrinación a La Meca

La peregrinación anual a La Meca o hach comenzó hoy en Arabia Saudíen medio de medidas de seguridad reforzadas, como pulseras con GPS, para evitar que se repita la tragedia del año pasado, cuando una estampida mató a casi 800 personas.

El hach es uno de los cinco pilares del islam y se espera que todos los musulmanes lo lleven a cabo al menos una vez en la vida si están sanos y tienen los medios económicos para realizarlo. Unos 1,3 millones de peregrinos extranjeros viajaron a Arabia Saudí, cuna del islam, desde 160 países, según los datos oficiales saudíes.

Además se espera la participación de 102.000 peregrinos locales. En total, la confluencia de fieles entre el 9 y el 14 de septiembre puede ser de hasta dos o tres millones de fieles, según diversas fuentes.

La primera de las peregrinaciones la realizó Mahoma con 1.400 de sus hombres en el año 628, con el objetivo de restablecer las tradiciones religiosas del profeta Ibrahim (Abraham para los cristianos).

Mayores medidas de seguridad

Cientos de miles de musulmanes vestidos con ropa sin costuras abandonaron esta mañana la ciudad sagrada de La Meca para dirigirse a la cercana Mina, donde pasarán la noche. Al amanecer del domingo seguirán camino al monte Arafat, a unos 20 kilómetros de La Meca, para celebrar la parte central del hach.

Las autoridades han aumentado las medidas de control de la multitud para los cinco días de hach, por ejemplo con la instalación de cámaras de vigilancia en las zonas sagradas. También se les entregaron a los peregrinos brazaletes digitales con un sistema GPS para identificarlos y guiarlos en medio de las masas.

En el hach de 2015 murieron 769 personas en una estampida que se produjo durante la simbólica lapidación del demonio en Mina, según las cifras oficiales. Sin embargo, recuentos independientes estiman que la cifra de víctimas se acerca a los 2.000. Fue la peor tragedia jamás ocurrida durante la peregrinación.

Sin peregrinos iraníes

La actual edición se ve opacada además por una disputa entre Arabia Saudí e Irán, cuyos ciudadanos no pueden participar este año por la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países. Gran parte de los muertos de 2015 eran iraníes y Riad los acusa de haber desatado la avalancha.

Teherán tilda a su vez a los saudíes de incapaces de seguir acogiendo la cita más importante para los musulmanes y los responsabilizan de la tragedia.

El trasfondo es sin embargo más profundo, pues se trata de una lucha de poder entre dos potencias regionales y con visiones religiosas distintas: los saudíes son sunitas y los iraníes, chiitas.

Fuente: La Vanguardia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar