Salud

Trucos para lucir una sonrisa perfecta

Santo Domingo:- Sonreír no solo es sinónimo de felicidad o un gesto de saludo, también de una buena salud bucodental y, como consecuencia, de un mejor estado de ánimo… Pero para ello, hay que cuidar nuestros dientes.

Sonreír. Algo que, durante estos dos años de pandemia, teníamos que hacer más con los ojos que con la boca, debido al uso de las mascarillas. Sin embargo, mientras la crisis sanitaria va resolviéndose, los labios y dientes vuelven a lucirse al aire libre.

Y con ello, la preocupación por mantener una sonrisa bonita también crece. Según la aseguradora Delta Dental, al 48% de los adultos les preocupa no tener una sonrisa atractiva conforme pasan los años.  Y, de acuerdo con Statista, portal de estadísticas, el 61% de la población está preocupada por su salud dental.

Pero aun así hay errores que todavía cometemos: el 42% de los adultos visita al dentista menos de una vez al año y 3 de cada 4 “millennials” solo se cepillan los dientes una vez al día. Por eso, los expertos explican la importancia de unos dientes sanos y cómo podemos conseguirlo.

Una sonrisa es mucho más que un gesto físico: influye en la autoestima y el bienestar, debido a la dopamina, serotonina y endorfinas que liberamos al hacerlo: “sonreír es clave para que nuestro día a día sea mejor”, dice el doctor Carlos Saiz.

Este dentista, especializado en estética dental, es además un “influencer” conocido como “Doctor Smile”, con más de 150.000 seguidores en Instagram, y director de las clínicas Carlos Saiz Smile. A él acuden “celebrities” como Dulceida, Pilar Rubio, Daniela Santiago, Ana Milán, Marta Torné, Niña Pastori o Carla Hinojosa, entre otros.

Pero, si sonreír es tan importante, ¿por qué no lo hacemos más a menudo? La salud bucodental parece ser la clave: “los pacientes con sonrisas gingivales, mala alineación, dientes amarillentos o muy oscuros… Coinciden en que sonreír les avergüenza”, explica el experto.

Algo que tiene más consecuencias que el mero hecho de no mostrar la sonrisa, ya que estas personas “no quieren enseñar sus dientes y esa vergüenza les hace sentirse mucho más inseguros en el día a día”.

Y es que más del 90% de los adultos encuestados en el Estudio de Salud Bucodental de Sanitas coinciden en que existe una relación directa entre la salud bucodental y la salud en general.

Sin embargo, y tal y como indica la doctora Manuela Escorial, odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental, “la mayoría de los problemas que hacen no sonreír a algunas personas tienen solución a través de tratamientos dentales”.

En la misma línea coincide el doctor Saiz, quien afirma que “después del tratamiento adecuado a sus necesidades, los pacientes se sienten mucho más felices y seguros de sí mismos”.

Pero más allá de la posibilidad de tratamientos, también hay que cuidarse en casa. Según Manuela Escorial, “hábitos como el cepillado después de cada comida, el uso de seda dental y colutorio o la utilización de un irrigador son básicos para disfrutar de una boca sana y por consiguiente de una buena salud general”.

Carlos Saiz añade que “descuidar la higiene puede aumentar los problemas como la gingivitis”. Y, para “los aperitivos que se convierten en comidas o cenas sin pasar por casa”, el doctor aconseja, “aclararse la boca después de cada comida y llevar un pequeño neceser con un minicepillo de dientes tamaño viaje”.

Pero también hay que vigilar lo que comemos y bebemos, ya que según el Doctor Smile “las bebidas carbonatadas y alimentos ácidos disuelven el esmalte por lo que se deben tomar con precaución, sin abusar”.

En la misma línea, Manuela Escorial explica que “las consecuencias asociadas al consumo de las bebidas azucaradas y alcohólicas van desde la aparición de caries hasta la degeneración del esmalte dental con la consiguiente aparición de dolor”.

En el caso de los alimentos y bebidas ácidas, “pueden desgastar el esmalte y dejar la dentina al descubierto, provocando sensibilidad dental”, dice la experta. “Y, para evitar la aparición de sensibilidad dental, entre otros problemas, conviene controlar o moderar la ingesta de helados, batidos con hielo u otros alimentos fríos”.

“Para consumirlos, conviene esperar unos minutos antes de ingerirlos para que pierdan el frío intenso del refrigerador y es recomendable evitar el contacto directo de los dientes con el producto”, sugiere.

Además, de acuerdo con el doctor Saíz, “el alcohol también es perjudicial para los dientes: consumido de forma habitual seca la boca, desgasta el calcio de las piezas dentales, produce mal aliento y también es considerado factor de riesgo del cáncer de boca”.

La recomendación es higiene dental dentro y fuera de casa, moderación con las bebidas, y sonreír, claves para unos dientes sanos y una mente feliz.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba