Por: Agencia Infobae

La inmigración se ha convertido en un tema polémico en Estados Unidos, pero una nueva investigación muestra que el acalorado debate sobre el tema podría estar estresando a los hispanos de todo el país, independientemente de que sean ciudadanos o no.

Después de analizar los datos de 2011 a 2018, los investigadores descubrieron que, con el tiempo, hay un aumento en la angustia psicológica entre todos los hispanos a medida que las políticas de inmigración de EE. UU. fueron criticadas. Por ejemplo, cuando el presidente Barack Obama promulgó la Ley de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA)eso alivió la angustia de muchos ciudadanos naturalizados.

Pero la presidencia de Donald Trump tuvo el efecto contrario, desencadenando ansiedad y síntomas depresivos entre los no ciudadanos hispanos, señalaron los investigadores. Pero aparte de las políticas federales sobre inmigración, incluso el continuo debate público sobre el tema ha pasado factura.

“La forma en que la gente habla de la inmigración y de lo importantes que son la inmigración y la deportación en la vida cotidiana es potencialmente tan importante para la angustia como estos cambios y eventos más dramáticos, como la elección de Trump o DACA,” señaló la coautora del estudio, Amy Johnsonprofesora asistente de sociología y antropología de la Universidad de Lehigh, en Pensilvania.

Y esos temores se sintieron independientemente de que una persona hispana se enfrentara a una posible deportación o no: usando Google Trends, los investigadores muestran que los hispanos nacidos en EE. UU. experimentaron una mayor angustia en los períodos en los que hubo picos en las búsquedas de Google sobre temas relacionados con la deportación y la inmigración.

Te puede interesar: ¿Cuál es la mejor manera de limpiar los oídos?

Los hallazgos se publicaron en la edición del 19 de febrero de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). “El hecho de que las divisiones raciales y étnicas sean tan prominentes que incluso los ciudadanos sientan la amenaza de deportación, y la angustia relacionada con la amenaza de deportación, es realmente sorprendente,” anotó Johnson en un comunicado de prensa de la universidad.

Aunque las amenazas de deportación podrían aumentar durante el año electoral de 2024, cambiar la política federal no es la única solución, dijeron los investigadores, y agregaron que crear un sentido de pertenencia cultural también es clave. “Demostramos concretamente que el enfoque de inmigración centrado en la deportación que Estados Unidos ha estado adoptando es psicológicamente dañino incluso para los ciudadanos estadounidenses”, dijo Johnson.

En el futuro, podemos argumentar a favor de un cambio de política en torno a la deportación, pero igualmente podemos abogar por prácticas culturales de inclusión y pertenencia”.

Share.

Leave A Reply

Exit mobile version