Por: Infobae

La llamada cocaína rosa o tusi es una sustancia compuesta por más de un componente psicoactivo, aunque su composición puede variar dependiendo de quién la elabore, ya que no existe “una única receta” para esta droga.

Si bien popularmente se la denomina “cocaína rosa”, los toxicólogos aclaran que no contiene cocaína, sino que se trata de una sustancia sintética en forma de polvo para inhalar.

Los expertos advierten que, en los últimos años, creció su consumo entre los jóvenes. Esta mañana, la droga volvió a ser noticia luego de que se encontraran bolsas con polvo rosa y blanco en la vereda de un boliche en el barrio porteño de Palermo, donde en la madrugada había sido baleado un joven de 17 años.

En una nota con Infobae, el médico psiquiatra y neurólogo Enrique De Rosa (MN 63406) aclaró que sus nombres pueden ser variados: “tusi”, “moncler”, “zombie” o “cocaína rosa”, pero todas son “igual de peligrosas”.

En tanto, el experto en adicciones de la Universidad Europea de Canarias, Jorge Pastor, aclaró que debido a que la composición de la cocaína rosa puede contener diferentes sustancias, los efectos también pueden ser diversos.

Cinco claves sobre el tusi

La cocaína rosa es generalmente consumida en boliches o fiestas electrónicas (Imagen ilustrativa Infobae)

1- Es una droga de diseño

Conocidas también como drogas sintéticas o de síntesis, deben su nombre al farmacéutico de la Universidad de California Gary Anderson, quien las denominó así en los años 60. Se trata de un grupo de sustancias psicoestimulantes, derivadas en su mayoría de las anfetaminas.

Según explicó a este medio el médico toxicólogo, profesor de Toxicología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y presidente de Fundartox, Carlos Damin (MN 81870), “la cocaína rosa es una sustancia sintética compuesta básicamente por otras dos sustancias ilegales, una de ellas es un derivado de la metanfetamina -comúnmente es el éxtasis– y la otra siempre es un alucinógeno, el más frecuentemente usado en Argentina es la ketamina, pero también puede tener algún derivado del ácido lisérgico”.

2- Su principal efecto es euforizante

Ante la consulta de Infobae, el médico especialista en Toxicología, director de Toxicología de la Fundación Iberoamericana de Salud Pública y de Toxicología hoy, Francisco Dadic (MN 125795) aportó en este punto que “el efecto que provoca principalmente esta droga es euforizante, con excitación psicomotriz, agitación, que puede a su vez derivar en alucinaciones, paranoia, y tiene por supuesto efectos a nivel del organismo”.

Si bien su principal efecto es euforizante, las drogas de diseño tienen consecuencias a nivel orgánico y pueden llevar a la muerte (Getty)

En ese sentido, Damin amplió: “A nivel cardiovascular, lo que puede generar es un aumento de la frecuencia cardíaca, un aumento de la tensión arterial y puede llegar a provocar incluso por una arritmia, un paro cardíaco”.

“También puede provocar afecciones a nivel pulmonar, que aparezca líquido dentro del pulmón, y causar un cuadro conocido como edema agudo de pulmón, con dificultad respiratoria, y a nivel del cerebro, convulsiones, coma y por supuesto la muerte por falla multiorgánica”, agregó Dadic.

3- No tiene cocaína

A pesar de su nombre, esta droga no posee cocaína. “Se la llama cocaína porque es un polvo que se aspira, aunque también se puede ingerir, pero normalmente se aspira -precisó Damin-. Y es rosa porque tiene un colorante para precisamente diferenciarlo de la cocaína común”.

El tusi no posee cocaína; se llama así porque su ingreso al organismo es por vía esnifada

A lo que Dadic sumó: “Como el ingreso al organismo es vía esnifada, la acción comienza relativamente rápido, aproximadamente a los cinco minutos y su efecto puede durar alrededor de cuatro horas, siempre por supuesto dependiendo de la concentración”.

4- Está asociada a un tipo de música

Generalmente consumida en boliches o fiestas electrónicas, la cocaína rosa “normalmente no es consumida con alcohol porque quienes la consumen saben que esa combinación puede generar secuelas dañinas en lugar de los efectos buscados”, destacó Damin en este punto.

En la misma línea, una publicación de la Sociedad Argentina de Pediatría alertó que “en las últimas décadas, las fiestas electrónicas aumentaron en frecuencia”, al tiempo que observaron que “la música, el baile y las luces se combinan con sustancias para sostener una movida que se prolonga en el tiempo y que modifica la sensopercepción, y las sustancias que acompañan estas fiestas son varias: la vedette es el éxtasis y sus acompañantes son el LSD, la ketamina, el popper, el GHB entre otras”.

La modalidad de consumo imperante entre los jóvenes es lo que los especialistas reconocen como policonsumo (Getty)

5- Se relaciona con el policonsumo

“Normalmente la gente que consume cocaína rosa consume otro tipo de sustancias, ya sea cocaína, marihuana o alcohol en otras circunstancias y en determinadas otras consume la cocaína rosa con estos cuidados que usualmente saben que deben tenerse”, reflexionó Damin acerca de la metodología de consumo de quienes optan por este tipo de sustancias.

Es que al preocupante consumo de alcohol a edades cada vez tempranas se sumaron, desde hace un tiempo, las drogas sintéticas como protagonistas de la noche. Es lo que los especialistas dan en llamar policonsumo y da cuenta, ni más ni menos que al uso de varias sustancias en una misma salida recreativa, generalmente nocturna.

“En búsqueda de nuevas sensaciones, o según sus palabras, ‘de que pegue’, lo que estos jóvenes buscan inconscientemente es el límite, y en muchos casos el límite es la muerte”, había advertido a este medio la médica psiquiatra y experta en adicciones Geraldine Peronace (MN 110.541). “Esta nueva juventud está falta de límites y por eso cada vez con los diferentes tipos de moléculas, que ‘tocan’ diferentes receptores en el cerebro buscan viajes particulares”, señaló la especialista.

Share.

Leave A Reply

Exit mobile version