Desde hace varias semanas Marino Vinicio Castillo y su hijo Vinicio Castillo Semán (Vinicito) han desarrollado un gran activismo en contra de que Leonel Fernández pacte con un PLD liderado por Danilo Medina, en el entendido de que con esto desdice su discurso de los ataques provenientes de ese sector, asume el descrédito por las acusaciones de corrupción durante ese gobierno y, además, pacta con quien, al decir ellos, ha sido su principal detractor.

Vincho Castillo aprovechó su programa semanal “La Respuesta” para anunciar que su partido no pactará con Leonel Fernández y la Fuerza del Pueblo para las próximas elecciones municipales, congresionales y presidenciales.

Justificó su decisión señalando que el tipo de alianza que se ha propuesto es una emboscada y le advirtió a Fernández que de seguro sería traicionado por tercera vez, haciendo mención al grupo de Medina.

Vincho Castillo señaló que el objetivo de esa facción es la destrucción histórica de Fernández y volvió a reiterar la postura de la administración Medina frente a la sentencia 168-13, señalando que ese gobierno no defendía el interés nacional frente al tema haitiano.

Fernández y los Castillo han coincidido en la visión sobre el manejo de la situación haitiana. Fernández incluso ha llegado a expresar que se considera “vinchista”. Sin embargo, los Castillo no aceptan coincidir en una alianza con el danilismo.

Inicios de décadas de alianza 

Marino Vinicio Castillo inició su acercamiento con el PLD en las elecciones del 1994, cuando apoyó la candidatura presidencial de Juan Bosch y se presentó como su candidato a senador por el Distrito Nacional.

Mantuvo su apoyo al PLD en las elecciones de 1996 con Leonel Fernández como candidato presidencial; 2000 con Danilo Medina; 2004 y 2008 con Leonel Fernández nueva vez y en 2012 también con Danilo Medina.

Vinicio Castillo, sus hijos Vinicio, Pelegrín y Juárez Castillo Semán, y su Fuerza Nacional Progresista, rompieron con el gobierno de Danilo Medina por la postura inicial adoptada por esa administración contra la sentencia 168-13, que definía los criterios para adquirir la nacionalidad dominicana, llegando a renunciar de varias posiciones que ocupaban en el Poder Ejecutivo, incluyendo el Ministerio de Energía y Minas.

Puedes leer también: Danilo consulta a Quique Antún y Vincho Castillo sobre anteproyecto de naturalización

Allí inició la animadversión del clan Castillo contra la administración de Medina, a la que acusaban de hacer causa común con los grupos prohaitianos que desataron una campaña contra República Dominicana por la sentencia.

Aunque posterior la administración de Medina cambió el rumbo y asumió el criterio de la sentencia 168-13, ya las relaciones parecían rotas de manera definitiva, acrecentada por los ataques que parte del equipo estratégico del gobierno de Medina desarrolló contra el clan Castillo, varios de cuyos integrantes hoy forman parte del partido la Fuerza del Pueblo.

Separación y cercanía
Sin embargo, aunque Leonel Fernández presidía el PLD, los Castillo y la Fuerza Nacional Progresista se mantuvieron distantes del entonces partido gobernante, pero cercanos al expresidente, dándole apoyo externo a sus esfuerzos por impedir en 2015 una reforma constitucional que se impuso para permitir la reelección de Danilo Medina en 2016.

Fernández abandona el PLD en 2019 alegando que fue víctima de un fraude en el proceso interno para elegir el candidato presidencial de ese partido, imponiéndose Gonzalo Castillo como el entonces preferido del Gobierno, y formó su Fuerza del Pueblo, que acudió a las elecciones en 2020 y contó con el respaldo del clan Castillo y su Fuerza Nacional Progresista, ahora teniendo como punto en común la repulsa al grupo de Medina.

 

Share.

Leave A Reply

Exit mobile version