Nacionales_portada_slider

UNICEF manifiesta preocupación por la violencia contra niños y niñas en el ámbito escolar

SANTO DOMINGO, 15 de marzo de 2016 — Los niños y niñas tienen derecho a ser educados en ambientes que respeten su dignidad y los proteja contra toda forma de violencia.

Conforme con la Declaración Universal de Derechos Humanos, la educación debe tener por objeto “el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad…”.

La violencia al interior de la comunidad educativa va en contra de la finalidad misma de la educación y es, en toda circunstancia, inaceptable.

Las informaciones surgidas recientemente en las redes sociales y los medios de comunicación sobre peleas entre estudiantes con la aparente anuencia de miembros de la comunidad educativa, además de las investigaciones y sanciones correspondientes, deben servir para reflexionar sobre qué debemos hacer como sociedad para erradicar la violencia contra los niños y niñas en la escuela, la familia y la comunidad.

Es necesario avanzar en la comprensión de que toda forma de violencia contra un niño o niña es inaceptable, que no existe el “golpe suave”, que nunca el maltrato físico es “por el bien” del niño o niña.

Todos los adultos, y en particular aquellos que tienen responsabilidades directas sobre niños, tienen la obligación de prevenir la violencia y actuar para erradicarla. También tienen la responsabilidad de proteger a los niños y niñas que han sido víctimas de situaciones traumáticas.

En el ámbito escolar, reconocemos los esfuerzos del Ministerio de Educación para implementar las Normas de Convivencia Armoniosa en los Centros Educativos Públicos y Privados, que ayudarán a crear este ambiente de respeto y no violencia al interior de la escuela mediante la creación de mecanismos de resolución pacífica de conflictos.

UNICEF urge a toda la comunidad escolar dominicana a erradicar toda forma de violencia y arbitrariedad de las aulas, y concretamente, a implementar lo antes posible las citadas Normas.

Para que los niños y niñas puedan desarrollar plenamente su potencial es necesario que la sociedad participe activamente en garantizar ambientes de aprendizaje seguros y protectores.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar