Nacionales

Prisión preventiva contra propietario y empleada de negocio supuestamente se dedicaban a la explotación sexual

Barahona.- El Ministerio Público logró que fueran impuestos tres meses de prisión preventiva en contra del propietario y una empleada del “Bar de Mikin”,  localizado en esta provincia, donde fueron rescatadas 10 menores de edad de entre 14 y 17 años, varias de ellas  que presuntamente eran víctimas de explotación sexual comercial y proxenetismo. 

El Juzgado de la Instrucción de Barahona dictó la medida de cautelar en contra del propietario del negocio, el señor Amado Cuevas (Mikín), y de la empleada Johanny Hernández Paredes (Yohanna), quien supuestamente se encargaba de vigilar y coaccionar a las adolescentes. 

El Ministerio Público, que estuvo representado por el procurador fiscal titular de Barahona, Yván Ariel Gómez Rubio, y los procuradores fiscales Manuel Edgardo Cuesta Ramón, Abraham Carvajal Medina y Corintio Torres, les atribuye a ambos imputados la violación de los artículos 22, 23, 410 y 412 del Código para la Protección y los Derechos Fundamentales de los Niños, Niñas y Adolescentes (Ley 136-03). 

El magistrado Yván Ariel lamentó que a pesar de presentar pruebas contundentes que vinculan a los imputados con los hechos, el tribunal rechazara la petición de disponer el cierre del citado establecimiento. 

El tribunal ordenó que Amado Cuevas y Hernández Paredes cumplan la prisión preventiva en la cárcel pública de Barahona y en el Centro de Corrección y Rehabilitación Femenino de Baní, provincia Peravia, respectivamente. 

Según las informaciones obtenidas en el proceso investigativo, los imputados cobraban sumas entre RD$300  y mil 500 pesos para que los clientes pudieran sostener relaciones sexuales con alguna de las adolescentes que se encontraban en su negocio. Además las adolescentes, consumían y vendían bebidas alcohólicas en dicho bar. 

Las mismas fueron localizadas tras un proceso de investigación de la Procuraduría Especializada contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y la Trata de Personas y la Procuraduría Fiscal de Barahona, a cargo de los magistrados Jonathan Baró Gutiérrez y Gómez Rubio, luego que los casos fueran denunciados ante el Ministerio Público.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar