Nacionales

Obrero haitiano asesinado en Boca de Cachón dejó en la orfandad tres niños

Alfredo Chals, el obrero haitiano asesinado por un militar en Boca de Cachón, Jimaní, dejó en la orfandad a tres niños y una esposa sin familia en el país, mientras decenas de sus compatriotas abandonaron el lugar, sin que hasta el momento hayan recibido el pago por su trabajo.

Esta mujer llegó a la fundación dominico haitiana que los agrupa en Piedra Blanca de Haina. Juan Kely, Winderson y Millasta son sus pequeños de ocho, cinco y un año, quien de ahora en adelante no conoce su suerte.

Muchos de los compañeros de su esposo decidieron salir de Boca de Cachón, y desmienten que le hayan pagado el dinero que se les adeuda.

Fueron ochenta los trabajadores haitianos llevados a cachón con la promesa de que tenían garantizada comida y techo.

El padre Jonathan y Carlos Sánchez los socorren en la fundación, y llaman al Gobierno a pagarle lo que se les adeuda.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar