Nacionales_portada_slider

Madre de “Esperancita” envía carta abierta a sectores que discuten despenalización del aborto

Respetadas y respetados representantes de los poderes públicos:

Hacer una ley que en la práctica hace casi imposible el acceso a un aborto legal, mata a las mujeres. Pasó con mi hija hace ya cuatro años y continuará pasando teniendo en cuenta la decisión que tomaron ayer los diputados y diputadas. Aún queda mucho trámite legislativo y ustedes como nuestros representantes tienen la posibilidad de evitar que más mujeres y niñas mueran innecesariamente.

No permitir el aborto en ciertas circunstancias mata a las mujeres… Mató a mi hija en el año 2012 y me destruyó la vida. A nadie le importó nunca la vida de mi niña, solo les importaba ese embarazo que estaba tan enfermo como ella. Claro, mi hija no era hija de un alto funcionario del Estado ni de un narcotraficante perdido en dinero. Era simplemente hija de una maestra de pocos recursos, de una familia humilde que ni al Estado ni al personal médico le importaba.

Imagínense que llegan a un servicio de urgencias con su hija de 16 años que en los últimos días presenta fiebre muy alta, debilidad extrema y hematomas en el cuerpo. Le detectan una leucemia que debe ser tratada de inmediato y un embarazo de pocas semanas. ¿Qué harían ustedes si el personal médico les dice que no pueden iniciar la quimioterapia a causa del embarazo? Estoy segura de que harían todo lo posible por salvarla, moverían todas sus influencias, y lo lograrían.

Yo no pude hacerlo. Mis súplicas no sirvieron de nada hace cuatro años cuando mi hija Rosaura necesitó quimioterapia para salvar su vida pero no se la hicieron a tiempo porque estaba embarazada, y falleció.

Cada vez que alguien se opone irracionalmente al aborto me queda claro que, para ciertos grupos, las mujeres que estamos en este mundo no importamos, solo les valen lo que puede venir al mundo, no importa cómo venga. Yo no quiero que historias como la mía se repitan y por eso no voy a dejar de luchar para que en mi caso se haga justicia y para que mi historia sirva como ejemplo de lo que no puede volver a pasar en este país. Todos mis sueños y mi vida se fueron con ella que habría cumplido 20 años el pasado 2 de abril.

Ahora les pido nuevamente a todos los representantes que aún tienen voz en este proceso, que aprueben la despenalización del aborto para que ninguna otra niña o mujer muera y ninguna madre tenga que pasar por lo que yo pasé. Es un asunto de humanidad.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar