Nacionales_portada

DNCD somete a todo su personal, sin excepción, a la prueba del polígrafo

 

Todo el personal de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), sobre todo los que ocupan posiciones ejecutivas y sensitivas, es sometido a la prueba del polígrafo, como parte del programa de depuración puesto en marcha por el presidente de la agencia, mayor general Rolando Rosado Mateo, para “en lo adelante disponer de una institución compuesta por un  personal confiable”. A esos fines, la
 
DNCD cuenta con un laboratorio especializado, integrado por oficiales de las Fuerzas Armadas y la Policía, para la aplicación del llamado ‘detector de mentiras’, herramienta empleada en todo el mundo para la aplicación de programas anticorrupción. Entre los sometidos a la prueba del polígrafo está en portavoz de la agencia, Roberto Lebrón.
 
“Esto no es nuevo entre nosotros y en una institución como esta. La prueba del polígrafo es un instrumento que nos permite conocer la idoneidad de nuestro personal. Si tenemos hombres y mujeres confiables estamos seguros de que esta lucha que estamos librando será mucho más fructífera”, dijo el presidente de la DNCD, mayor general Rolando Rosado Mateo. 
 
Destacó que un personal especializado de la propia DNCD tiene a su cargo la responsabilidad someter a todos los oficiales superiores y subalternos a lo que describió como “rigurosa prueba de la poligrafía, dejando de lado la posibilidad en lo delante de solicitar la asistencia de agencias internacionales que otras ocasiones nos ayudaban en este sentido”.
 
“Estamos procurando tener un personal capaz, menos propenso a ser corrompido, y lo estamos logrando con la puesta en vigencia de programas como este de la poligrafía”, dijo el alto oficial de la Policía, al destacar que en otras instancias, sobre todo en las Fuerzas Armadas, también cuentan con técnicos entrenados para esos fines.
 
 Hace poco, dijo Rosado Mateo, fue impartido en el país un curso especializado en que el que participaron 14 oficiales de las FFAA y la Policía, una buena parte de ellos asignados a la DNCD, así como un procurador adjunto, lo que permitió a las agencias de seguridad disponer de un personal calificado para tareas investigativas de alto nivel.
 
“Ya no tenemos que acudir a la DEA o acudir al FBI para la aplicación de la prueba del polígrafo, como tampoco lo tendrán que hacer en la Dirección de Inteligencia de las Fuerzas Armadas o la Dirección de Inteligencia del Ejército, o en la policía no en la Procuraduría. Nosotros tenemos el personal entrenado para eso”, dijo Rosado Mateo. Lebrón accedió de manera voluntaria a someterse a la prueba.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar