Nacionales_portada

Dimite la ministra alemana acusada de plagio

 

La canciller Angela Merkel anunció este sábado la dimisión de la ministra de Educación, Annette Schavan, cuatro días después de que le fuera revocado su título de doctora por plagios en su tesis. Schavan, democristiana como Merkel (CDU), compareció ante la prensa junto a la canciller, que dijo haber aceptado su renuncia “con pesadumbre”. La ya exministra volvió a rechazar las acusaciones de plagio, que son “un duro golpe” para ella. No obstante su recurso legal contra la decisión de retirarle el título tomada el lunes por la Universidad de Düsseldorf, Schavan dimitió “para no perjudicar el cargo”. La sustituirá la también democristiana Johanna Wanka, ministra de Ciencia en funciones de Baja Sajonia.
 
La comparecencia de Merkel y Schavan fue aún más cordial de lo que se esperaba. La canciller y la ministra han sido aliadas firmes en la Unión Demócrata Cristiana y en el Ejecutivo de centroderecha que preside Merkel desde 2009. Dirigiéndose a ella con un “querida Angela”, Schavan agradeció a Merkel su confianza durante los 8 años que ha llevado la cartera de Educación. Explicó su salida citando a su mentor político Erwin Teufel: “Primero está el país, luego el partido y después yo misma”.
 
La pérdida de su tesis doctoral no tiene consecuencias penales y está pendiente del recurso legal interpuesto por la exministra, pero Merkel y Schavan consideran que el desprestigio ya es razón suficiente para que un ministro abandone el cargo: “Que una ministra de Educación mantenga un litigio con una universidad supone una carga inadmisible”. El Ministerio, dijo Schavan, “no puede verse perjudicado”.
 
Schavan es la cuarta ministra obligada a dejar su cargo desde que Merkel conformó su actual Gobierno en 2009. Hace dos años tuvo que dejar su cargo el ministro de Defensa Karl-Theodor zu Guttenberg, también después de perder su título de doctor. La tesis de Guttenberg era un fraude casi de principio a fin, con extensos párrafos copiados de artículos periodísticos o tesis ajenas. Tras enrocarse en el cargo durante semanas con el apoyo del popular diario Bild, la estrella de los socialcristianos bávaros (CSU) tuvo que irse en medio de la mofa general. Schavan dijo entonces que se avergonzaba “no sólo en secreto”. Aunque los plagios que le han costado su propio título doctoral son menos descarados y extensos que los de Guttenberg, aquellas palabras todavía resonaban el sábado en la cancillería berlinesa mientras Schavan explicaba su dimisión.
 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar