Nacionales_portada_slider

CNDH pide renuncias y anuncia querella contra ministro de Salud y el Estado por muerte niños en Robert Reid

La muerte de los 11 niños por asfixia este fin de semana representa solamente la punta del iceberg de una situación desastrosa en el ámbito de las sistemáticas violaciones del derecho a la salud del pueblo dominicano.

Solamente la hipocresía de la clase dirigente de este país puede ahora gritar al escándalo o mostrarse en estado de “shock” ante la evidencia de números que faltaban fueran impresos en las páginas de los periódicos, pero que sin embargo eran bien conocidos por los que administran (SIC) el sector de la salud pública de la República Dominicana.

No somos, y nunca lo seremos partidarios del “populismo penal” y en esa ocasión mas allá de pedir una exhaustiva “investigación penal” para asegurar a la justicia uno o varios chivos expiatorios y así calmar la opinión pública, denunciamos con toda la indignación y rabia necesaria en estos momentos, las falacias de un sistema, el neoliberal, que está erosionando a la raíz los derechos fundamentales del pueblo dominicano, y no solamente el derecho a la salud que es fundamental porque indispensable para el ejercicio de los demás derechos humanos, sino simple y llanamente está violando de la forma más brutal el derecho a la vida.

No encontramos por eso otras palabras que “crimen de Estado” para definir la muerte de ocho niños menores de un año que en un hospital público fallecen por falta de oxígeno.

Solo crimen de Estado pueden definirse las políticas perversas según las cuales en todo el país existen autopistas modernas y un sinnúmero de aeropuertos internacionales para que los turistas disfruten de las bellezas de este rincón del Caribe y luego no haya centros infantiles de atención primaria en las diferentes regiones.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar