Nacionales_portada

Apresan a los principales distribuidores de drogas en Villa Mella y Guerra

 

SANTO DOMINGO.- Dos hombres definidos por la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) como los principales distribuidores de narcóticos de Villa Mella y Guerra fueron arrestados con cientos de gramos de cocaína, las que tenían listas para ser vendidas en los puntos que operaban, informó la institución.
 
Se trata de Rodolfo Johnny del Rosario, alias ‘Nariz’; y Augusto Lebrón Jiménez, apodado ‘Popa’, quienes mantenían en zozobra a los residentes en los lugares escogidos por estos para distribuir sustancias prohibidas. Fueron arrestados por miembros de la División Oriental de la DNCD, con asiento en Santo Domingo Este. 
 
Del Rosario, dice la DNCD, fue sorprendido con un paquete de cocaína en la calle 1ra del denominado ‘Barrio Mono Mojao’, en Villa Mella, después de ser vigilado durante tres días por agentes de la Inspectoría de ka DNCD en ese sector de Santo Domingo Norte. Fue enviado a la Fiscalía para que sea sometido a la justicia.
 
Se tenían informaciones muy precisas respecto de las actuaciones de ese individuo, definido por personas del sector como “un verdadero dolor de cabeza, porque se dedicaba a vender droga y a irrespetar a todo el mundo”, inclusive a sus propios familiares, siempre de acuerdo al informe de la agencia.
 
Y en torno a Lebrón Jiménez, la DNCD dijo que se trata de un hombre que empleaba las instalaciones de un campo de béisbol en Guerra, próximo a la comunidad de El mamón, para vender estupefacientes. Además de decenas de porciones de cocaína, a esa persona le fue ocupado un paquete de un vegetal con las mismas características de la marihuana.
 
El vocero de la DNCD, Roberto Lebrón, dijo que el personal de la División Oriental, que abarca toda la geografía del llamado ‘Gran Santo Domingo’, ha arrestado en los últimos días a varios cientos de individuos, sorprendidos en flagrante delito por el organismo y miembros del Ministerio Público.
 
Todos los arrestados fueron puestos en manos de los fiscales para la solicitud formal de medidas de coerción, mientras la agencia antinarcóticos amplían las investigaciones en cada caso, como forma de que  el Ministerio Público pueda aportar las pruebas y evidencias que permitan a los jueces condenar a los violadores de la ley 50-88.-
 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba