Internacionales

Una tormenta de nieve «histórica» azota el noreste de EE.UU.

Boston Common está enterrado en un manto blanco. Manhattan respira con un suspiro de alivio. Partes de la costa de Nueva Inglaterra están siendo azotadas por los vientos y las olas con fuerza casi de huracán.

Bienvenidos a la tormenta de nieve de 2015.

«Estamos encerrados con alimentos, refugio y agua», dijo Rafi Menachem, un consultor financiero que vive en Brookline, Massachusetts, cerca de Boston. «Estoy preocupado por la electricidad”.

La esposa de Menachem es doctora en el Centro Médico de Boston. Ella está durmiendo en el trabajo y no volverá a casa hasta el miércoles, tal vez luego.

Incluso el rudo clima de Nueva Inglaterra está prestando atención a esta tormenta. Casi que tienes que hacerlo cuando el Servicio Meteorológico Nacional está lanzando términos como «atroz» y «potencialmente histórica» cuando se habla de ella.

Sólo un poco hacia el sur, en la ciudad de Nueva York nada se parecía a una madrugada bulliciosa de un martes. Las escuelas están cerradas, y funcionarios de la ciudad cerraron el tránsito público.

Se despejaron las carreteras para dejar a los quitanieves hacer su trabajo.

El pronóstico

Están cayendo entre 5 y 10 centímetros de nieve por hora y es especialmente pesada a lo largo de la costa.

Las condiciones han sido menos malas de lo esperado en Nueva York y Nueva Jersey este martes en la mañana, ya que el Servicio Meteorológico Nacional suspendió la advertencia de tormenta de nieve en la mayoría de áreas de esos dos estados.

Sin embargo, la gente todavía puede esperar condiciones de tormenta de nieve desde el este de Long Island, Nueva York, hasta Maine.

El pronóstico también mejoró un poco para Boston, que esperaba originalmente hasta 75 centímetros de nieve. Se espera ahora entre 35 y 65 centímetros, y en algunos casos un poco más.

Hasta 58 millones de personas podrían ser puestas en el congelador. Y la tormenta podría tener un impacto económico de largo alcance, incluso más allá de la región donde golpea directamente.

El estado de emergencia permanece en siete estados de la región: Massachusetts, Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut, Pensilvania, Rhode Island y Nueva Hampshire.

El impacto

Volar hacia y desde el noreste no es posible.

Más de 4.500 vuelos han sido cancelados para este martes, según el sitio web de rastreo de vuelos Flightaware.com. Eso está por encima de los 2.800 que se cancelaron el lunes. Cientos más ya han sido cancelados para el miércoles.

Los aeropuertos más afectados fueron los de Nueva York, Boston y Filadelfia. El aeropuerto Logan de Boston no se reabrirá hasta el miércoles.

Las principales aerolíneas estadounidenses están ofreciendo gratis el cambio de reservas de los vuelos hacia y desde el noreste hasta el martes.

CNN

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Menu