Internacionales_portada_slider

Toyota ordena la retirada de más de seis millones de vehículos

Toyota emitió una orden de retirada en todo el mundo de 6,4 millones de vehículos, de 27 modelos diferentes, por cinco problemas distintos.

A unos 3,5 millones deben reemplazarles un cable en espiral unido al airbag del conductor que puede dañarse al girar el volante, con el riesgo de que el airbag no se dispare en un choque.

Otro de los problemas identificados fueron en raíles de los asientos, las columnas de transmisión, los limpiaparabrisas y una falla en la ignición que podría causar un incendio.

Toyota dijo que no tenía información sobre ningún choque, heridos o muertos a causa de estos problemas.
Sin embargo sí dijo haber recibido dos reportes de incendios causados por la falla en la ignición.

Unos 20.000 vehículos están siendo retirados del mercado para reemplazar piezas de la ignición.

Por el problema en los raíles de los asientos se retirarán unos 2,32 millones de automóviles; 760.000 por el potencial defecto en la columna de transmisión; y cerca de 160.000 para reemplazar los motores de los limpiaparabrisas.

Reputación
Esta última llamada a retirar vehículos del mercado es la quinta importante que realiza la automotriz japonesa en meses recientes.

El Toyota Camry es uno de los vehículos afectados.

En febrero llamó a retirar 1,9 millones del híbrido Prius, uno de sus coches más vendidos, por un problema de software.
En los últimos dos años y medio la compañía ha pedido retirar del mercado 25 millones de vehículos, muy por encima de los que retiró entre 2009 y 2010, que son considerados los peores años de la compañía en términos de reputación.
Toyota experimentó una caída de ventas tras lo ocurrido en ese bienio, cuando el retiro se produjo por un problema que hacía que el acelerador quedara enganchado en la alfombrilla.

Eso llevó a una investigación criminal en Estados Unidos, que terminó con el fabricante de automóviles pagando a ese país una multa de US $1.200 millones en 2014.

El retiro de coches no es algo inusual en la industria. General Motors también está haciéndolo en este momento.
De acuerdo con el periodista económico de la BBC Puneet Pal Singh, «los clientes se han comenzado a dar cuenta de que es por su propio bien».

Es como si «las automotrices dijeran ‘intentamos hacerlo bien, pero si a veces no lo conseguimos, lo arreglaremos'», dijo.
No obstante, hay preocupaciones en el mercado de que los actuales problemas de Toyota puedan afectar sus esfuerzos para restablecer su reputación, tras el fiasco de 2009-2010.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Menu