Internacionales_portada_slider

Tortura y crucifixión para un opositor en Ucrania

La brutal represión vivida por un militante opositor en Ucrania reavivó la crisis política en ese país y provocó la reacción internacional, particularmente de Estados Unidos y la Unión Europea que se mostraron “horrorizados” por el nivel de violencia al que se llegó.

Dimitri Bulatov, líder de uno de los movimientos antigubernamentales que vienen exigiendo la renuncia del presidente Victor Yanukovich y la convocatoria a elecciones inmediatas, fue secuestrado hace ocho días y reapareció ayer con evidentes signos de tortura. “ Me crucificaron, me hicieron cortes en las orejas y la cara. Tengo heridas por todo el cuerpo, pero gracias a Dios estoy vivo”, dijo el activista de 35 años. Según relató, fue capturado por un grupo de desconocidos durante una protesta y lo torturaron durante todo el tiempo en que fue retenido.

Según el testimonio, los secuestradores crucificaron a Bulatov atravesando sus manos con algo afilado para colgarlo sobre vigas. También le produjeron tajos en distintas partes del cuerpo, para luego arrojarlo en un descampado cerca de Kiev. Este caso se suma al de Yuri Verbitski, otro activo militante opositor que el 22 de enero pasado fue hallado muerto en un bosque de la capital ucraniana con signos de tortura.

“ Estamos horrorizados con los índices evidentes de tortura a la que se sometió a uno de los líderes de las manifestaciones”, dijo Jay Carney, vocero de Barack Obama. “Estamos profundamente preocupados por los informes cada vez más numerosas sobre opositores que desaparecen, que son golpeados y torturados, así como por los ataques a los periodistas”, agregó.

La jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, también se expresó en el mismo sentido. “Estoy consternada por los evidentes signos de tortura y el trato cruel infligido” a Bulatov, dijo. Y señaló que “otros, como el manifestante Yuri Verbitski, han pagado con su vida por ejercer sus derechos civiles ”.

La alta representante europea subrayó que “estos sólo son dos casos de los ataques deliberados y continuados centrados en los organizadores y participantes de las protestas pacíficas. Todos estos actos son inaceptables y deben detenerse inmediatamente”.

Clarín

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba