Internacionales_portada

Siria promete

El primer ministro sirio, Wael al Halqi, advirtió hoy que su país se convertirá en "el cementerio de los invasores" y acusó a Estados Unidos y sus aliados de emplear "argumentos falsos" para justificar una intervención militar.
 
"Siria va a ser el cementerio de los invasores, no se va asustar por sus amenazas colonialistas, y ninguna fuerza del mundo podrá vencerla", subrayó Al Halqi durante una recepción con diputados de varias provincias.
 
También hoy Siria informó que presentó al Consejo de Seguridad de la ONU "pruebas" que supuestamente vinculan a los opositores con el ataque químico de hace una semana que causó la muerte un millar de personas.
 
"Hemos entregado a Naciones Unidas todas las pruebas y documentos que muestran que fue la oposición, no el Estado, la que utilizó armas químicas", afirmó el viceministro sirio de Asuntos Exteriores, Faisal Miqdad, tras haber mantenido conversaciones con funcionarios del organismo internacional.
 
Miqdad explicó que el régimen sirio entregó ayer esas presuntas evidencias del ataque e insistió en que nunca usarían armas químicas contra su pueblo "en caso de que las tuvieran".
 
Sobre la investigación de la ONU, el titular del organismo, Ban Ki-moon, afirmó hoy que el equipo de inspectores necesita un total de cuatro días para completar su investigación sobre un presunto ataque con armas químicas cerca de Damasco. Detalló además que el equipo había completado su segundo día de investigaciones en un lugar en un suburbio de la capital siria.
 
“Déjenlos concluir su trabajo durante cuatro días y luego tendremos que analizar científicamente'' sus hallazgos y enviar un informe al Consejo de Seguridad”, afirmó Ban, quien también defendió que la vía militar no es la solución en Siria, y añadió: "La lógica militar nos ha dado un país al borde de la destrucción total (por lo que) debemos explorar todos los caminos para la negociación".
 
Los expertos de la ONU visitaron hoy los suburbios de Zamalka y Yobar, en la periferia de la capital, para reunir testimonios y muestras del supuesto ataque, que fue denunciado por los opositores y coincidió con una ofensiva de las fuerzas gubernamentales contra los rebeldes.
 
 
Fuente: Agencias

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar