Internacionales_portada

Siria advierte: “No cambiaremos de posición ni aunque haya una tercera guerra mundial”

El tono de las declaraciones oficiales que provienen desde Damasco sigue siendo de un nacionalismo desafiante. Aseguran que no cederán ante las amenazas de ataques occidentales. “El gobierno sirio no cambiará de posición ni aunque haya una tercera guerra mundial. Ningún sirio puede sacrificar la independencia de su país”, aseguró el vicecanciller Faisal Maqdad, uno de los funcionarios más locuaces del régimen de Bashar Al Assad. "No vamos a dar informaciones sobre la forma en que Siria va a responder, por supuesto. Pero ya tomamos todas las medidas para responder a una agresión”, agregó.
 
En el paso fronterizo de Masnaa, en la difusa frontera sirio libanesa, se podía ver esta mañana una movilización militar importante en toda la zona. Una larga caravana de autos oficiales, Mercedez Benz negros sirios, proveniente de Beirut pasó casi sin detenerse hacia Damasco. Un grupo de refugiados que llegaba en ese momento, comenzaron a maldecir a los funcionarios que viajaban en el convoy. Y dijeron que estaban escapando por los bombardeos constantes a los que es sometido su barrio en las afueras de la capital siria. “Somos de Kafrbatna, muy cerca de donde arrojaron las armas químicas. Ya no podemos estar ahí. Nos van a matar a todos. Ahora, el gobierno, está aprovechando para bombardear todo lo que pueda a las posiciones del Ejército Sirio Libre. Si Estados Unidos no los bombardea a ellos, ellos nos van a terminar matando a todos”, explica una mujer de unos 60 años, con un pañuelo de colores pastel en la cabeza y baya negra del cuello a los pies, que dice llamarse Fátima, pero que no da su apellido porque dejó en su casa a su marido y su hijo mayor. Ella viaja con otras dos hijas y sus nietos.
 
Precisamente, desde Ginebra, llega el Informe elaborado por la Coalición contra las Municiones Racimo, integrada por unas 350 organizaciones no gubernamentales de más de 90 países, que asegura que la aviación de Bashar al Assad está utilizando las bombas cluster o racimo en zonas densamente pobladas. Este tipo de bombas explota en el aire y expande hasta en un kilómetro a la redonda pequeños explosivos que hacen un enorme daño y las que no explotan actúan como minas antipersonales. De acuerdo a la ONG, Siria fue el único país del mundo en utilizar esa munición en 2012 y 2013, con la que mató a al menos 165 personas. En el último ataque registrado hasta ahora, las fuerzas del régimen lanzaron esas bombas el 1 de marzo sobre una zona residencial mientras había niños jugando en la calle. Al menos 19 personas murieron y 60 resultaron heridas.
 
Mientras que desde Turquía llega la información de que se produjo la deserción más importante hasta el momento de las filas del régimen sirio. El ex ministro de Defensa, el general Ali Habib, poderoso miembro de la secta de los alawitas a la que pertenece la familia Al Assad, cruzó anoche la frontera turca junto a otras tres personas. Habib fue ministro entre el 2009 y el 2011. Antes había sido el Jefe del Comando Central del ejército. Fuentes de la opositora Coalición Nacional Siria dijeron que Habib había sido removido de su puesto porque se negó a reprimir a la población civil y que vivió en arresto domiciliario hasta este momento.
 
Fuente: Clarín.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba