Internacionales_portada_slider

Retrasos en la entrega de ayuda humanitaria elevan las tensiones en Filipinas

En medio del gran sufrimiento y de los reportes de crecientes tensiones, las organizaciones de asistencia y los países del mundo se apresuran para entregar los suministros a las zonas en Filipinas devastadas por el tifón Haiyan hace cuatro días.

Mientras que la lluvia continua y los problemas de transporte obstaculizan los esfuerzos para llevar ayuda a lo necesitados, algunos vuelos de carga con alimentos, agua, suministros médicos y doctores pudieron aterrizar.

En todo caso, poca ayuda había llegado este martes a las víctimas, especialmente en los lugares remotos.

La lluvia de una depresión tropical impidió algunos vuelos el martes, mientras que las vías bloqueadas y las malas condiciones en algunos aeropuertos dificultaron la entrega de ayuda, aumentando la miseria y ansiedad de los sobrevivientes.

En entrevista con Christiane Amanpour, el presidente Benigno Aquino III dijo que el número de víctimas mortales de 10.000 fallecidos «es mucho». «Hasta ahora, 2.000-2.500, sería lo más apropiado, sino contar los desaparecidos».

Además, el mandatario explicó que las labores se vieron obstaculizadas por el daño en las líneas eléctricas y las líneas de comunicación.

Las Naciones Unidas solicitaron este martes a la comunidad internacional 301 millones de dólares para llevar asistencia humanitaria durante los próximos seis meses a Filipinas, donde la destrucción de la infraestructura y los escombros en las carreteras dificultan la entrega de la ayuda y ha causado una crisis humanitaria.

“La comunidad humanitaria continua ampliando sus operaciones. Muchas áreas siguen inaccesibles y estamos llegando hasta esos lugares de a poco. Las prioridades son atención de salud, alimentos, medicinas, agua potable y refugios”, dijo el portavoz de la oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Jens Laerke, según un comunicado.

La cifra de desplazados asciende a 670.000 mientras que la de afectados a 11.3 millones de personas en nueve regiones de la zona central del país, indicó Laerke. La agencia de refugiados de la ONU calculó este martes en al menos 800.000 las personas desplazadas.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ordenó el envío de varios barcos de la Marina a Filipinas, así como del portaaviones USS George Washington —con 80 aviones y 5,000 marinos a bordo (que ahora se encuentra en Hong Kong)—, para apoyar en la reconstrucción, llevar ayuda humanitaria y ofrecer servicios médicos.

Al menos 90 marinos estadounidenses ya están en el país, así como una brigada que se encontraba en Japón y se trasladó a Filipinas.

El presidente Barack Obama habló con el mandatario filipino, Benigno Aquino III, a quien le prometió ayudar tan pronto como sea posible.

Varias empresas, bancos y la liga de básquetbol de Estados Unidos (NBA) también se comprometieron a donar millones de dólares, reportó CNNMoney.

Cualquier persona puede donar a la Cruz Roja de Filipinas a través de su página de internet, al igual que el Comité Internacional de Rescate(IRC), la Operación Bendición Internacional (OBI), el Programa de Alimentación Mundial, Acción contra el Hambre, Médicos sin Fronteras, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, Save the Children, entre otros.

Fuente: CNN Español.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar