Internacionales

Rajoy asume Presidencia de España

El líder del derechista Partido Popular fue investido como jefe de Gobierno. En su discurso admitió las dificultades, pero aseguró que se siente con fuerzas para llevar al país “adelante”. La alemana Angela Merkel elogió sus medidas de ajuste.

El Partido Popular culminó ayer una abrumadora ocupación del poder gracias a la mayoría absoluta que logró en los comicios generales, que marcó un vuelco de magnitud histórica hacia la derecha y desplazó a los socialistas con la peor derrota de su historia. La devastadora crisis que padece España aniquiló al PSOE y ahora le toca a Mariano Rajoy (56 años, dos hijos) el difícil trance de convertirse en piloto de tormentas. La situación que debe afrontar es penosa y los augurios indican que se agravará el año que viene.
 
La desocupación, el peor drama social de España, ha superado los cinco millones de trabajadores y crecerá, porque continuará descendiendo el consumo y el endeble 0,8% de crecimiento que se augura lo más seguro es que se transforme en una recesión.
 
La canciller alemana, Angela Merkel, manifestó su satisfacción con el programa de austeridad de Rajoy, a quien deseó “mucho éxito”. “ El gobierno celebra el anuncio realizado por Mariano Rajoy respecto a su programa de reformas ”, dijo el portavoz de Merkel, Steffen Seibert, en Berlín.
 
El PP disponía de 186 diputados, pero recibió 185 sufragios ya que un legislador popular no estuvo presente y recibieron también el de foro Ciudadano, (Asturias), y Unión del Pueblo Navarro. En total 187 votos, 149 en contra y 11 abstenciones. En España, que es una democracia parlamentaria, al presidente del gobierno lo elige la Cámara de Diputados que tiene 350 representantes.
 
No otorgaron la confianza a los populares, los 110 diputados del PSOE y otros partidos, como los nacionalistas catalanes en cuya abstención confiaban Rajoy hasta la mañana de ayer cuando comenzó la sesión de investidura del candidato. El Partido Nacionalista Vasco (PNV) se abstuvo después de criticar la posición de Rajoy, duro con los nacionalistas radicales. Su expresión parlamentaria, siete diputados de la coalición Amaiur, se abstuvieron en lugar de votar contra Rajoy como se esperaba.
 
En el debate de investidura del lunes, Rajoy anunció medidas para reducir el presupuesto en 16.500 millones de euros . La única partida que aumentará será la de jubilaciones, advirtiendo que si fueran necesarios más recortes se aplicarían de inmediato.
 
Rajoy fue ovacionado cuando entró en el hemiciclo de Diputados. El paisaje había cambiado: ahora los conservadores ocupan más de la mitad de las bancas. “ Yo sé que las cosas no están fáciles, que van a ser difíciles . Me siento contento porque han sido muchos años trabajando. Tengo ganas, ilusión y determinación para llevar a España adelante”, proclamó Rajoy a los periodistas después de ser elegido presidente del Gobierno.
 
El gran encontronazo fue entre el nuevo jefe del Ejecutivo y el vocero de la izquierda radical vasca, Amaiur, Iñaki Antigüedad, quien le espetó a Rajoy: “Si usted quiere ser un estadista para una solución integral a un conflicto que es político, la solución pasa por la autodeterminación del País Vasco”.
 
“Aquí estamos dando pasos insuficientes hacia la suficiencia cuando otros no dan ningún paso sino que obstruyen”, añadió Antigüedad. “Sea radical, sea un estadista”, añadió, señalando que debía pronunciarse sobre el logro político que Amaiur ha obtenido en las elecciones. La respuesta de Rajoy fue fulminante: “Yo a usted no le debo absolutamente nada”, dijo enérgicamente.
 
El flamante presidente del Ejecutivo señaló que el Partido Popular ha logrado muchos más votos que la coalición radical en El País Vasco. Rechazó que se pidan pasos para la paz. “El paso que estamos esperando es que ETA, que todavía existe, anuncie su disolución irreversible. Que se garantice a todos los españoles que no hay chantajes, ni amenazas, que eso se acabó”. Después señaló al vocero del nacionalismo radical vasco que “solo le pido que sea perseverante a la hora de decirle a ETA: Tienen que disolverse”.
 
Al terminar su discurso se refirió a su enemigo de tantos debates al calor de agravios. Mirando a José Luis Rodríguez Zapatero, que se retira de la política, señaló: “Usted acertó y se equivocó. Como todos”. Hubo otras palabras afectuosas y luego Rajoy recordó sus grandes polémicas de los últimos años en las que discutieron “a veces de manera muy intensa”. Después, le dijo que más allá de sus diferencias, Zapatero había tenido el “honor de ser el presidente del gobierno español”. Cuando finalizó Rajoy, Zapatero se levantó de su banca, cruzó el hemiciclo y estrechó la mano de su nuevo amigo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Menu