Internacionales_portada

Quemó su casa, llamó a los bomberos y mató a dos

 

Un hombre que incendió el lunes su casa, disparó contra los bomberos que habían acudido a apagar el fuego y luego se suicidó dejó una nota en la que decía que quería quemar todo el barrio y hacer lo que más le gustaba hacer: “matar gente” . El hombre asesinó a dos bomberos y, aparentemente, también a su hermana.
 
“Voy a quemar el vecindario y luego voy a hacer lo que mejor sé hacer. Matar gente”, sentenció William Spengler, un exconvicto de 62 años, en una nota manuscrita que la policía encontró ayer, en su casa de Webster, en el estado de Nueva York, un día después de que prendiera fuego a su vivienda con su hermana adentro y descargara un rifle semiautomático contra sus víctimas.
 
También hirió a otros dos bomberos y a un policía fuera de servicio que se dirigía al trabajo. La hermana del asesino estuvo desaparecida desde el incidente, y la policía cree que es el cuerpo encontrado entre los escombros de la casa siniestrada.
 
La historia que involucra otra vez a un hombre armado con un fusil semiautomático confeccionado para la guerra comenzó temprano en la mañana del lunes. Los bomberos recibieron la orden de extinguir un fuego en un barrio de clase media. Al llegar encontraron una casa y un auto ardiendo y se prepararon a hacer su rutinario trabajo. Era una trampa.
 
Spengler, tendido en una especie de trinchera y pertrechado con tres armas, abrió fuego.
 
Un bombero murió en el acto, otro mientras era trasladado al hospital. Durante seis horas, Spengler sembró el pánico y obligó a un escuadrón de operaciones especiales de la policía a evacuar a una treintena de personas. Desde su escondite vio consumados sus objetivos de ver arder el vecindario –siete casas fueron reducidas a cenizas– y sació sus instintos asesinos, antes de quitarse la vida.
 
Los agentes lo encontraron muerto con tres armas. Según el jefe de la policía local, se trata de un Mossberg 12, un revólver calibre 38 y un Bushmaster semiautomático, similar al que usó Adam Lanza hace una semana en la matanza de 20 niños y seis adultos en una escuela primaria de Newtown , en el vecino estado de Connecticut.
 
El oficial cree que Spengler, quien no tenía permiso para adquirir armas, pudo haber robado los rifles. El hombre salió de prisión en 1998 tras cumplir una condena por matar a su abuela en 1980 con un martillo y se fue a vivir a la casa a la que este lunes prendió fuego con su madre y una hermana con la que no tenía una buena relación, según contaron algunos vecinos a The New York Times .
 
La madre murió hace un año y se cree que la hermana es el cuerpo encontrado entre los restos de la casa, y la primera víctima del hombre, quien los policías consideran padecía alguna enfermedad mental.
 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar