Internacionales_portada_slider

Para Obama, «Corea del Norte es también una amenaza para EE.UU.»

El presidente estadounidense, Barack Obama, aseguró hoy que «Corea del Norte es también una amenaza para EE.UU.» ante la posibilidad de una cuarta prueba atómica, y amenazó con «más sanciones» a Pyongyang en respuesta a sus «provocaciones».

«Corea del Norte no es sólo una amenaza para nuestros aliados en la zona, también es una amenaza para EE.UU.», afirmó Obama en una conferencia de prensa en Seúl en la que apuntó que no se puede «bajar la guardia» ante las amenazas «irresponsables» de Pyongyang.

El líder estadounidense, de visita en la capital surcoreana como parte de una gira asiática, destacó que Seúl y Washington seguirán trabajando «hombro con hombro» frente a las «provocaciones» del país comunista.

Sus declaraciones llegan después de que Seúl confirmara hoy los indicios de una próxima nueva prueba nuclear de Corea del Norte. «Corea del Norte está plenamente preparada para realizar un nuevo test nuclear», aseguró la presidenta surcoreana, Park Geun-hye, aunque dijo que no se sabe cuándo se producirá.

Además, la jefa de Estado afirmó que una cuarta prueba nuclear norcoreana (las anteriores tuvieron lugar en 2006, 2009 y 2013) «cambiaría el panorama de Asia Oriental» y podría acarrear un grave castigo a Corea del Norte.

Obama cree que EE.UU. y sus aliados deben presionar más al régimen norcoreano para que no lleve a cabo ensayos nucleares y de misiles, y también se mostró partidario de aplicar «más sanciones» al país comunista como respuesta a sus «provocaciones».

El mandatario estadounidense también aludió a China, tradicional aliado y principal apoyo económico de Corea del Norte, al destacar que posee «la influencia más significativa» sobre el Gobierno de Kim Jong-un. Y aseguró que su homólogo chino, Xi Jinping, «también reconoce que Corea del Norte es un problema para la seguridad» de la región, por lo que le pidió que ´resione a Pyongyang hacia su desnuclearización.

La visita a Corea del Sur de Obama, que llegó procedente de Tokio como parte de su gira asiática, se produce después de dos meses de tensión con Corea del Norte por los ejercicios militares de Seúl y Washington en territorio surcoreano y la respuesta de Pyongyang con el lanzamiento de misiles al mar.

Fuente: Agencias

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar