EspectáculosInternacionales_portada_slider

¡Oops! Suenen las alarmas, Britney Spears anda desacatada

Oops! Britney Spears volvió a disparar las alarmas. La cantante estadounidense, que recién quedó libre de la tutela de su padre, dejó poco a la imaginación al plublicar dos fotografías casi hot que desafiaron las políticas de Instagram.

La Princesa del Pop sorprendió a los 38.3 millones de seguidores en Instagram, mostrándose como Dios la trajo al mundo, solo cubriéndose con sus brazos.

En las atrevidas imágenes se le ve al desnudo posando frente a un espejo, aunque tiene puestas unas medias blancas largas, mientras su pezón izquierdo y su vagina son cubiertas por emojis.

En las fotografías, la intérprete de «Baby One More Time» se cubre los pechos con su mano derecha, mientras que con la izquierda sostiene el teléfono para tomarse la foto.

“La energía de una mujer libre nunca se ha sentido mejor”, posteó la artista estadounidense sobre las imágenes que reunieron más de un millón 300 mil «me gusta».

Horas después de publicar las primeras fotos, el jueves, la polémica cantante publicó un video en el que se mostraba en uno de sus trajes de baño mientras bailaba al ritmo de algunos temas de reggaetón.

Britney, de 40 años, desafía de esa manera las políticas de Instagram que censura las fotografías atrevidas o extrasensuales.

La ícono del pop estadounidense Britney Spears volvió el 12 de noviembre a ser «libre» tras más de 13 años, después de que una jueza pusiera punto final a la tutela legal sobre su persona y su patrimonio, valorado en unos 60 millones de dólares.

El fallo supuso una nueva victoria para la cantante, quien en junio pasado se pronunció por primera vez en contra de su padre, Jamie Spears, que dejó de ser su tutor en septiembre por orden de la misma jueza.

La custodia de la artista se había mantenido desde entonces a cargo de un funcionario del estado de California y no ha sido hasta el 12 de noviembre cuando ha quedado finalmente libre de cualquier tutela legal.

La presión de los fans para sacar a la luz detalles de la tutela legal comenzó en 2019, después de que Britney se negara a seguir ofreciendo espectáculos en Las Vegas (EE.UU.) e ingresara en una clínica de rehabilitación.

En declaraciones ante ese tribunal en junio, Spears suplicó que le dejaran recuperar su vida y denunció que, aunque le gustaría tener un bebé, su tutor, en ese entonces su padre, no le dejaba ir al médico para quitarse el DIU (dispositivo intrauterino) que tenía insertado.

El caso dio un giro en septiembre después de que el diario The New York Times publicara un reportaje con declaraciones de tres personas que habían trabajado para la artista durante su tutela: un empleado de seguridad, una asistente y su jefa de vestuario.

Entre los testimonios más espinosos, el exempleado de seguridad afirmó que el padre mandó colocar micrófonos en la casa de Britney, cuyas llamadas y mensajes eran interceptados, incluyendo las comunicaciones con su propio abogado y sus hijos.

Hace tres días, sus seguidores se percantaron de que la estrella del pop dejó de seguir en Instagram a su hermana menor, Jamie Lynn.

En los últimos meses se había hablado ya en más de una ocasión de la difícil relación entre la artista y su Jamie Lynn, a pesar de que la que fuera protagonista de «Zoey 10»  ha defendido públicamente a la intérprete de Toxic en más de una ocasión.

La Princesa del Pop solo sigue a 46 usuarios en Instagram, incluyendo a su prometido Sam Asghari y a su antigua compañera de fiesta Paris Hilton.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba