Internacionales_portada_slider
Tendencia

Ómicron impulsa un espectacular aumento de los casos de COVID en California

“Nos enfrentamos a tiempos muy difíciles durante las vacaciones de invierno”, afirma la Directora de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, Bárbara Ferrer

California, EE.UU. (LAT)-  Una explosión de nuevos casos de coronavirus alimentada por la variante Ómicron, que se está extendiendo rápidamente, ha dado como resultado un fuerte aumento de las hospitalizaciones por COVID-19 en toda California, lo que ha provocado nuevas advertencias y llamamientos a la precaución por parte de las autoridades de salud pública.

Durante la semana que terminó el domingo, California registró un promedio de 11.914 nuevos casos de coronavirus al día, lo que supone un aumento del 73% respecto a hace dos semanas, según los datos recopilados por The Times.

Y esa afluencia de infecciones está empezando a pasar factura a los hospitales. El domingo hubo 4.001 pacientes positivos hospitalizados en todo el estado, un aumento de casi el 14% en una semana. Las hospitalizaciones por COVID-19 no habían sido tan altas desde principios de octubre.

Los últimos datos “dejan muy claro que nos dirigimos a tiempos muy difíciles durante las vacaciones de invierno”, dijo la directora de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, Bárbara Ferrer.

“Aunque muchos estarán protegidos contra la enfermedad más grave de Ómicron porque se encuentran completamente vacunados y reforzados, un número muy alto de casos puede causar fácilmente una tensión significativa en el sistema de salud si incluso un pequeño porcentaje de los infectados requiere atención hospitalaria”, dijo en una declaración reciente.

Aumento de los casos

En el condado de Los Ángeles, los nuevos casos de coronavirus aumentaron drásticamente en el período previo a la Navidad.

En su punto álgido durante la oleada del invierno pasado, el condado de Los Ángeles registró una media de 16.000 nuevos casos de coronavirus al día. Pero la última oleada podría superar fácilmente esa cifra, dijo Ferrer.

“Si el número de casos sigue aumentando a un ritmo rápido durante la próxima semana, podríamos llegar a una cantidad de casos nunca antes vista: más de 20.000 casos al día a finales de este año”, expuso el miércoles.

El porcentaje de pruebas de coronavirus en el condado de Los Ángeles que han dado positivo ha aumentado drásticamente. En el período de siete días que terminó el domingo, el 10.8% de las pruebas de coronavirus dieron resultados positivos. En comparación, en el lapso de siete días que terminó el 20 de diciembre, el 3.4% de las pruebas dieron resultados positivos.

Según los datos publicados el jueves por el Departamento de Salud Pública de California, al menos tres sistemas de salud del estado han informado de que Ómicron parece ser responsable del 50% al 70% de los nuevos casos.

 

Hospitalizaciones

Las hospitalizaciones por COVID-19 en el condado de Los Ángeles también han aumentado significativamente desde el 1 de diciembre, pasando de 569 a 904 el día de Navidad, un incremento del 59%. Las hospitalizaciones aumentaron aún más el domingo, hasta 966.

Pero la última cifra está muy por debajo de la de hace un año, cuando las vacunas acababan de ser introducidas y estaban muy limitadas. El día de Navidad de 2020, había 6.815 personas con COVID-19 en los hospitales del condado de Los Ángeles, frente a las 2.572 del 1 de diciembre de 2020. En su punto álgido, el 5 de enero, el condado de Los Ángeles registró 8.098 hospitalizaciones por COVID-19, un momento que coincidió con hospitales y morgues desbordados.

Actualmente, las hospitalizaciones por COVID-19 en el sur de California están aumentando más rápidamente que las del Área de la Bahía de San Francisco.

Desde el 1 de diciembre, la tasa de hospitalización en el sur de California ha aumentado aproximadamente un 41%, pasando de 7.7 personas internadas por cada 100.000 residentes a 10.8.

En cambio, el Área de la Bahía de San Francisco ha visto aumentar su tasa en un 26%, de 3.8 a 4.8. Los expertos dicen que es motivo de preocupación cuando la tasa es de 5 o más.

El Inland Empire tiene una de las tasas de hospitalización por COVID-19 más altas del sur de California; la tasa del condado de San Bernardino es de 20, y la del condado de Riverside es de 15. La tasa del condado de San Diego es de 11; la de los condados de Los Ángeles y Ventura, de 9; y la del condado de Orange, de 8.

Algunos expertos expresan su esperanza de que las áreas con altas tasas de vacunación y que siguen utilizando mascarilla no sean devastadas por un aumento de las hospitalizaciones por COVID-19.

El Dr. Robert Wachter, presidente del Departamento de Medicina de la UC San Francisco, escribió el viernes que, aunque las tasas de casos de coronavirus están aumentando considerablemente en San Francisco, las cifras de hospitalización siguen siendo bajas.

La mala noticia, según Wachter, es que Ómicron se está propagando rápidamente en San Francisco. La buena noticia es que Ómicron parece provocar una enfermedad más leve, sobre todo en las poblaciones vacunadas, escribió Wachter en Twitter.

El Dr. Anthony Fauci dijo el domingo a ABC que los datos recientes de Gran Bretaña muestran que, en su ola de Ómicron, un menor porcentaje de personas recién infectadas están necesitando ser hospitalizadas.

“Curiosamente, la duración de la estancia en el hospital fue menor y la necesidad de oxígeno también”, dijo Fauci en el programa “This Week” de ABC. Aun así, debido a que Ómicron está causando un volumen tan elevado de nuevas infecciones, la variante podría encontrar a muchas más personas que no han sido vacunadas y hacer que los hospitales se vieran desbordados.

Las personas no vacunadas “son las más vulnerables cuando se tiene un virus que es extraordinariamente eficaz para llegar a ellas e infectarlas de la forma en que lo hace Ómicron”, expuso Fauci en la entrevista televisada. Ómicron “podría seguir provocando muchas hospitalizaciones en Estados Unidos”.

Diferencias geográficas

Wachter dijo que es mucho menos optimista con las zonas donde hay menores tasas de vacunación. San Francisco tiene una de las tasas de inoculación más altas de California, con un 88% de la población que ha recibido al menos una dosis. Pero otras zonas del estado tienen tasas más bajas; la del condado de Los Ángeles es del 76%; la del condado de Orange, del 75%; la del condado de Ventura, del 74%; la del condado de Fresno, del 65%; la del condado de Riverside, del 64%; la del condado de San Bernardino, del 60%; y la del condado de Kern, del 56%.

“Estaría… mucho más asustado si no estuviera vacunado. Los no inoculados están arriesgándose mucho”, escribió Wachter.

En San Francisco, Wachter dijo que espera un aumento de las hospitalizaciones, pero “parece poco probable que sea abrumador”.

En el condado de Los Ángeles, las autoridades han expresado su preocupación por el aumento del número de casos.

Ferrer dijo la semana pasada que el condado de Los Ángeles puede gestionar el aumento del número de casos sin que el sistema hospitalario se vea desbordado, si un mayor número de personas se vacunan y se aplican el refuerzo, utilizan mascarilla en lugares públicos cerrados y en zonas concurridas al aire libre, y evitan las grandes reuniones en interiores.

Ampliando las pruebas

En medio de la oleada en curso, los funcionarios del condado de Los Ángeles anunciaron que tomarían medidas para ampliar las pruebas, a partir del viernes – como la ampliación de las horas de operación en los sitios de prueba en todo el condado, “fechas adicionales de la semana y el fin de semana”, así como más unidades de pruebas móviles enviadas a «áreas fuertemente afectadas”.

El departamento de salud del condado también está relanzando un programa de recolección de pruebas en el hogar en el que los residentes pueden solicitar un kit de hisopo de prueba nasal y recibirlo por FedEx en un plazo de dos días.

Los funcionarios de salud del condado dijeron que la demanda de pruebas ha aumentado a medida que los residentes se preparaban para las celebraciones de las fiestas.

“Los residentes del condado de Los Ángeles están haciendo lo correcto al hacerse la prueba como precaución antes de reunirse, si han estado expuestos y al primer signo de síntomas”, dijo la Dra. Christina Ghaly, directora del Departamento de Servicios de Salud del condado, en un comunicado de prensa. “Seguiremos vigilando de cerca las necesidades de pruebas y ajustaremos la capacidad según sea necesario en las próximas semanas”.

California también se está preparando para proporcionar pruebas rápidas para los estudiantes en las escuelas públicas de K-12 y ampliar las horas en los sitios de detección.

“Después de que nuestros niños hayan disfrutado de las vacaciones… deseamos asegurar que vuelvan en tan buena forma como se fueron, lo que significa que hay que asegurarnos de hacer pruebas a los menores y prepararlos para volver”, dijo el gobernador Gavin Newsom la semana pasada.

Newsom hizo hincapié en el compromiso de California para mantener las escuelas abiertas para la instrucción en persona – una promesa reiterada en una declaración conjunta de su oficina publicada el miércoles por la mañana de las organizaciones relacionadas con la educación, incluyendo la Asociación de Padres y Maestros del Estado de California, la Asociación de Maestros de California, SEIU California, la asociación estatal de escuelas charter y la Asociación de Juntas Escolares de California.

Otras medidas

Siete campus de la UC han retrasado el regreso de clases en persona, y todos los campus de la UC y Cal State requerirán refuerzos para los estudiantes elegibles.

El estado también anunció que los trabajadores de la salud estarán obligados a recibir refuerzos de la vacuna COVID-19 con la esperanza de proteger tanto a la comunidad médica como a las poblaciones vulnerables a las que sirven.

La USC anunció el viernes que las clases se impartirán a distancia durante la primera semana del próximo curso y que se exigirá a los estudiantes y al personal que muestren una prueba de las vacunas de refuerzo contra el COVID-19 en cuanto sean elegibles. Las residencias de la USC seguirán abiertas, pero todos los alumnos tendrán que dar negativo en la prueba de COVID antes de trasladarse a las viviendas del campus y antes de que se reanude la enseñanza en persona. La USC también va a retrasar su convocatoria de primavera para los nuevos estudiantes durante unas dos semanas. Originalmente estaba programada para el 7 de enero.

La universidad dijo que anunciaría los plazos para requerir refuerzos de COVID para estudiantes, profesores y personal. Los alumnos de la Universidad de California también están obligados a aplicarse refuerzos. Asimismo, la Universidad Estatal de California, ha emitido un mandato de refuerzo de COVID para los estudiantes.

Algunas ciudades están tomando sus propias medidas preventivas. Oakland se ha unido a Los Ángeles, San Francisco, West Hollywood y Berkeley en la exigencia de una prueba de vacunación para acudir a restaurantes y gimnasios cerrados. Y en San José, el alcalde ha dicho que quiere exigir a todos los empleados de la ciudad que se apliquen dosis de refuerzo como condición para el empleo y a cualquier persona que entre en las instalaciones propiedad de la ciudad que haga lo mismo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba