Internacionales_portada

Obama rechaza la militarización en la lucha contra el narcotráfico

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama y la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, coincidieron en que el combate al narcotráfico en el continente americano debe basarse en el fortalecimiento institucional y la prevención, pero no en la militarización de la lucha, aseguraron en una conferencia conjunta este viernes.

“No me interesa militarizar la lucha antidroga, es un problema de las fuerzas del orden público y si estas son eficaces y si tenemos una mayor cooperación y capacidades para los países centroamericanos continuaremos con nuestro progreso, es un problema que vamos a resolver solo trabajando juntos”, dijo Obama en la conferencia en el Centro Nacional de la Cultura en San José.
 
Hay efectos y responsabilidades comunes en el tráfico de drogas entre México y América Latina, aseguró el mandatario estadounidense, “no es que nosotros no tengamos problemas trágicos debido a las drogas y cuando pensamos en las comunidades más pobres, incluso en mi ciudad, Chicago, hay jóvenes que mueren a diario en relación con el narcotráfico”, agregó.
 
“Costa Rica demuestra que ha sido más efectiva en combatir esas amenazas (el tráfico de drogas) sin ejército, una efectiva política de combate a las drogas pasa por el fortalecimiento institucional y la prevención, y por una ciudadanía más consciente del problema, avanzar en esa dirección es avanzar en la dirección correcta”, dijo la mandataria en la conferencia conjunta.
 
El mandatario estadounidense arribó alrededor de las 14:54 horas al aeropuerto Internacional Juan Santamaría en San José luego de una gira de dos días en la Ciudad de México donde se reunió con el presidente Enrique Peña Nieto, funcionarios del gabinete mexicano, estudiantes y empresarios.
 
Obama fue recibido en el aeropuerto por cuatro estudiantes de alto rendimiento. El presidente estadounidense subió a La Bestia, su limusina, que lo trasladó a la cancillería de San José, conocida como la Casa Amarilla, donde lo recibió la presidenta Chinchilla y un grupo de niños con banderas de Costa Rica y Estados Unidos.
 
Durante la conferencia, Obama fue cuestionado sobre la creación de una reforma inmigratoria que podría dar un camino a la ciudadanía a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que habitan en el país.
 
 
CNN EN ESPAÑOL

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba