Nueva York (EFE).- La ciudad de Nueva York se plantea recortar un 20 % del gasto que hace en los miles de inmigrantes que han llegado desde la primavera del año pasado y que, según el alcalde, Eric Adams, han minado las finanzas de la ciudad.

El director de la Oficina de Presupuesto de la Alcaldía, Jacques Jiha, envió hoy una nota a los jefes de las agencias exigiendo que presenten antes del 8 de diciembre un plan de recortes del 20 % en los gastos para los inmigrantes, con miras a mantener equilibrado el presupuesto para los años fiscales 2024 y 2025.

Jiha recuerda que el flujo de inmigrantes continúa, y que 66.000 de los 143.000 que han llegado a Nueva York desde la primavera de 2022 están bajo el cuidado de la ciudad.

Recuerda que la ciudad asignó este mes 6.200 millones de dólares (unos 5.664 millones de euros) al plan fiscal para 2024 y 2025 para hacer frente a los gastos de alojamiento y cuidado de los inmigrantes, pero advierte que las brechas en las finanzas locales se han «expandido».

Según divulgó la Alcaldía a finales de octubre, el coste de los inmigrantes acogidos en el sistema se ha elevado hasta casi 400 dólares por persona y día.

Entre las medidas que ha adoptado la administración de Adams para lidiar con la crisis humanitaria y fiscal, se ha limitado a 30 días el tiempo en que un soltero puede estar en un albergue y a 60 días el plazo para las familias.

En paralelo, Adams también ha acudido a los tribunales para suspender la ley que obliga a la ciudad a dar albergue a quien lo solicite, en un intento por detener el flujo de inmigrantes, en su mayoría venezolanos y con un gran número de africanos.

Jiha expresó su agradecimiento por los cerca de 1.800 millones de dólares a los que se comprometió la gobernadora Kathy Hochul para los gastos de inmigrantes, pero señaló que ésta ha advertido que el estado no puede continuar ayudando a ese nivel sin correr el riesgo de reducir servicios.

El memorando indica que no puede haber despidos como parte del plan de reducción de gastos ni se contratará personal.

«Está claro que debemos hacer más. La ciudad no puede sostener los gastos de atención a los solicitantes de asilo en los niveles actuales y, al mismo tiempo, mantener los servicios de la ciudad y mantener la ciudad segura y limpia», afirmó Jiha.

Share.

Leave A Reply

Exit mobile version