BBC Mundo

Aquel trayecto en coche, en septiembre de 2021, fue para Destonee la gota que terminó por colmar el vaso.

Las señales las había empezado a ver meses atrás, en los agravios constantes de su marido, con quien llevaba casada desde 2017, en sus bajezas y un desprecio cada vez menos disimulado, pero sobre todo en la “negligencia extrema” de este con sus dos hijos.

«Hubo una vez que uno de ellos casi se ahoga porque él no vació la bañera, y en otra ocasión dejó al otro en su cuna, sin beber ni comer, desde las siete de la mañana que el niño se despertó hasta el mediodía, cuando él decidió levantarse”, le cuenta a BBC Mundo esta mujer de Kansas City, en el estado estadounidense de Misuri, que pide ser identificada sólo por su nombre de pila.

“Así que ya era consciente de que proteger a mis hijos era mi prioridad, y cuando me vi en aquel vehículo, embarazada por tercera vez, aguantando sus peores insultos mientras hacía que ellos los repitieran, me dije: ‘Hasta aquí hemos llegado’”, recuerda.

“El abogado reconoció que tenía que salir de esa situación cuanto antes, pero me dijo que aún no me podía ayudar y que regresara una vez hubiera parido. Así que tuve que volver a casa con mi esposo abusador hasta dar a luz».

Todo por una ley estatal de 1973 en Misuri que obliga antes de pedir el divorcio a revelar si la esposa está o no gestando.

Los expertos concuerdan que fue diseñada para proteger a las madres y los hijos, pero que en la práctica lleva a que las mujeres no puedan disolver legalmente su matrimonio mientras estén embarazadas. Una legislación que se repite en otros estados de Estados Unidos y que cada vez más voces piden reformar.

De protección a barrera

Son leyes que se promulgaron “en un esfuerzo por garantizar que se estableciera la custodia y la manutención de los hijos y que el padre no pudiera simplemente marcharse”, le confirma a BBC Mundo Kristen Marinaccio, abogada experta en derecho de familia que ha examinado estas normativas.

“Estaban destinadas a proteger y no debían ser punitivas, pero en el contexto actual para muchas mujeres se han convertido en barreras”, subraya.

Aunque permiten entablar la demanda de divorcio o pedir, por ejemplo, una orden de alejamiento, en base a estas leyes “no obtendrás la sentencia que diga que estás oficialmente divorciada si estás embarazada”, aclara la especialista.

Así es en Misuri, Arkansas y Texas, y en Arizona, aunque no esté codificado como tal en la legislación estatal, es la práctica común.

“Y con las ramificaciones que eso puede llegar a tener”, prosigue. “Porque en relaciones en las que haya coacción, control financiero y coercitivo, ese pedazo de papel puede marcar la diferencia entre que sigas o no atrapada en un ciclo de violencia doméstica”, subraya.

Es el caso de Destonee, quien a falta de otro lugar al que ir, se vio obligada a regresar al apartamento que compartía con su esposo.

“Él se quedó en el dormitorio principal, en el piso de arriba, y yo y mis hijos en la planta de abajo, pero aquello tuvo un costo enorme para mi salud mental, mi ansiedad, mi depresión”, recuerda.

“Realmente, la única razón por la que seguí adelante fue porque sabía que, de no estar yo allí, nadie cuidaría de mis hijos”, dice mientras se le quiebra la voz.

Los meses de embarazo en esas circunstancias se convirtieron en un entrar y salir constante del hospital. “Tenía la tensión tan alta que creían que tenía preeclampsia”, explica.

Al final, le tuvieron que inducir el parto. Su hija nació en marzo de 2022.

“Y a las dos semanas fui a interponer la demanda de divorcio, sin decirle nada a mi esposo”, recuerda. “Hice como si no pasara nada, porque no tenía dónde ir”, se explica. Y así continuaron, en aquella casa, hasta el 1 de julio, cuando por fin pudo mudarse con sus hijos.

El divorcio tardaría dos años en llegar, un momento que evoca liberador. “Ya solo queda la tensión de cuando le toca venir a por los niños”, dice. Y es que con su ya exmarido comparte la custodia al 50%.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Arkansas, Misuri y Texas tienen leyes que retrasan la sentencia de divorcio hasta que la madre de a luz. En Arizona, aunque no está codificado en la legislación estatal, es práctica común.

Otras consecuencias

Activistas que trabajan con sobrevivientes de violencia doméstica en Misuri dicen que constantemente ven a mujeres embarazadas que quieren dejar a maridos que las maltratan pero no pueden. Y advierten que las implicaciones de esta ley va más allá de simplemente esperar a que el embarazo termine.

“A muchas les toma tiempo reunir el coraje para interponer una demanda de divorcio, pasan por varios intentos”, le dice a BBC Mundo Meghann Kosman, quien trabaja en la organización sin ánimo de lucro North Star Advocacy Center, con sede al norte de Kansas City.

Así que cuando se les dice que vuelvan una vez hayan dado a luz, no todas siguen el ejemplo de Destonee y no son pocas las que desisten, subraya.

“También he trabajado con mujeres que se han separado, con la intención de pedir el divorcio una vez hayan nacido sus hijos, pero que se encuentran con barreras como no poder optar a ayudas públicas para vivienda o a cupones alimentarios por seguir casadas”, explica.

Synergy Services, otra organización sin ánimo de lucro con servicios para víctimas de violencia en Kansas City y alrededores, también informa que reciben “regularmente” solicitudes de apoyo de mujeres embarazadas que no pueden divorciarse de sus maridos abusivos debido a la ley.

La cifra total de afectadas no se conoce, ya que no hay ninguna entidad que se dedique a recopilar tal información.

Encaje de leyes

Pero expertos y activistas advierten también del contexto más amplio en el que se enmarca todo esto, desde que en junio de 2022 la Corte Suprema de Justicia de EE.UU. anulara la histórica sentencia ‘Roe contra Wade’ que durante cinco décadas garantizó el derecho al aborto en el país, por lo que legislar sobre la cuestión quedó en manos de los estados.

Como consecuencia, han ido entrando en vigor estrictas leyes locales –aunque también se ha blindado el derecho en algunos estados— y se ha visto también impactada la salud reproductiva.

La organización National Domestic Violence Hotline reporta un aumento del 100% en las llamadas para reportar violencia machista en todo el territorio desde la revocación de Roe vs. Wade.

“Estamos recibiendo llamadas de mujeres que dicen explícitamente ‘Estoy embarazada y estoy tratando de escapar’, o ‘No consigo recursos en mi estado’”, le contó su vicepresidenta, Marium Durrani, a NPR, la radio pública estadounidense.

Misuri fue el primer estado en impulsar una prohibición casi total del aborto tras la caída de Roe vs. Wade, una de las leyes más duras del país.

“En estados como este parece que todas estas leyes terminan encajando para efectivamente limitar los derechos reproductivos de las mujeres”, le dice a BBC Mundo la abogada Marinaccio.

Cansada de escuchar casos de mujeres embarazadas atrapadas en matrimonios con hombres que las maltratan, la congresista demócrata Ashley Aune, quien representa un distrito del norte de Kansas City en la Cámara de Representantes estatal, presentó en enero el proyecto de ley HB2402.

De aprobarse, le daría a un juez de un tribunal de familia más discreción para conceder un divorcio acelerado en casos de embarazo.

“Quiero que un juez pueda ver eso y decir: ‘Está bien, tienes razón. Esta es una situación en la que necesitamos cerrar este divorcio ya’”, le explicó Aune al diario británico The Guardian.

En vista de que es un Congreso estatal dominado por los republicanos, que apenas en febrero bloquearon un intento de añadir la violación y el incesto a las escasas excepciones de la ley antiaborto local, Aune no se muestra particularmente optimista.

Aunque tanto ella como las expertas consultadas coinciden en que la acción sirvió al menos para arrojar luz.

De protección a barrera

Son leyes que se promulgaron “en un esfuerzo por garantizar que se estableciera la custodia y la manutención de los hijos y que el padre no pudiera simplemente marcharse”, le confirma a BBC Mundo Kristen Marinaccio, abogada experta en derecho de familia que ha examinado estas normativas.

“Estaban destinadas a proteger y no debían ser punitivas, pero en el contexto actual para muchas mujeres se han convertido en barreras”, subraya.

Aunque permiten entablar la demanda de divorcio o pedir, por ejemplo, una orden de alejamiento, en base a estas leyes “no obtendrás la sentencia que diga que estás oficialmente divorciada si estás embarazada”, aclara la especialista.

Así es en Misuri, Arkansas y Texas, y en Arizona, aunque no esté codificado como tal en la legislación estatal, es la práctica común.

“Y con las ramificaciones que eso puede llegar a tener”, prosigue. “Porque en relaciones en las que haya coacción, control financiero y coercitivo, ese pedazo de papel puede marcar la diferencia entre que sigas o no atrapada en un ciclo de violencia doméstica”, subraya.

Es el caso de Destonee, quien a falta de otro lugar al que ir, se vio obligada a regresar al apartamento que compartía con su esposo.

“Él se quedó en el dormitorio principal, en el piso de arriba, y yo y mis hijos en la planta de abajo, pero aquello tuvo un costo enorme para mi salud mental, mi ansiedad, mi depresión”, recuerda.

“Realmente, la única razón por la que seguí adelante fue porque sabía que, de no estar yo allí, nadie cuidaría de mis hijos”, dice mientras se le quiebra la voz.

Los meses de embarazo en esas circunstancias se convirtieron en un entrar y salir constante del hospital. “Tenía la tensión tan alta que creían que tenía preeclampsia”, explica.

Al final, le tuvieron que inducir el parto. Su hija nació en marzo de 2022.

“Y a las dos semanas fui a interponer la demanda de divorcio, sin decirle nada a mi esposo”, recuerda. “Hice como si no pasara nada, porque no tenía dónde ir”, se explica. Y así continuaron, en aquella casa, hasta el 1 de julio, cuando por fin pudo mudarse con sus hijos.

El divorcio tardaría dos años en llegar, un momento que evoca liberador. “Ya solo queda la tensión de cuando le toca venir a por los niños”, dice. Y es que con su ya exmarido comparte la custodia al 50%.

Otras consecuencias

Activistas que trabajan con sobrevivientes de violencia doméstica en Misuri dicen que constantemente ven a mujeres embarazadas que quieren dejar a maridos que las maltratan pero no pueden. Y advierten que las implicaciones de esta ley va más allá de simplemente esperar a que el embarazo termine.

“A muchas les toma tiempo reunir el coraje para interponer una demanda de divorcio, pasan por varios intentos”, le dice a BBC Mundo Meghann Kosman, quien trabaja en la organización sin ánimo de lucro North Star Advocacy Center, con sede al norte de Kansas City.

Así que cuando se les dice que vuelvan una vez hayan dado a luz, no todas siguen el ejemplo de Destonee y no son pocas las que desisten, subraya.

“También he trabajado con mujeres que se han separado, con la intención de pedir el divorcio una vez hayan nacido sus hijos, pero que se encuentran con barreras como no poder optar a ayudas públicas para vivienda o a cupones alimentarios por seguir casadas”, explica.

Synergy Services, otra organización sin ánimo de lucro con servicios para víctimas de violencia en Kansas City y alrededores, también informa que reciben “regularmente” solicitudes de apoyo de mujeres embarazadas que no pueden divorciarse de sus maridos abusivos debido a la ley.

La cifra total de afectadas no se conoce, ya que no hay ninguna entidad que se dedique a recopilar tal información.

Encaje de leyes

Pero expertos y activistas advierten también del contexto más amplio en el que se enmarca todo esto, desde que en junio de 2022 la Corte Suprema de Justicia de EE.UU. anulara la histórica sentencia ‘Roe contra Wade’ que durante cinco décadas garantizó el derecho al aborto en el país, por lo que legislar sobre la cuestión quedó en manos de los estados.

Como consecuencia, han ido entrando en vigor estrictas leyes locales –aunque también se ha blindado el derecho en algunos estados— y se ha visto también impactada la salud reproductiva.

La organización National Domestic Violence Hotline reporta un aumento del 100% en las llamadas para reportar violencia machista en todo el territorio desde la revocación de Roe vs. Wade.

“Estamos recibiendo llamadas de mujeres que dicen explícitamente ‘Estoy embarazada y estoy tratando de escapar’, o ‘No consigo recursos en mi estado», le contó su vicepresidenta, Marium Durrani, a NPR, la radio pública estadounidense.

Misuri fue el primer estado en impulsar una prohibición casi total del aborto tras la caída de Roe vs. Wade, una de las leyes más duras del país.

“En estados como este parece que todas estas leyes terminan encajando para efectivamente limitar los derechos reproductivos de las mujeres”, le dice a BBC Mundo la abogada Marinaccio.

Cansada de escuchar casos de mujeres embarazadas atrapadas en matrimonios con hombres que las maltratan, la congresista demócrata Ashley Aune, quien representa un distrito del norte de Kansas City en la Cámara de Representantes estatal, presentó en enero el proyecto de ley HB2402.

De aprobarse, le daría a un juez de un tribunal de familia más discreción para conceder un divorcio acelerado en casos de embarazo.

“Quiero que un juez pueda ver eso y decir: ‘Está bien, tienes razón. Esta es una situación en la que necesitamos cerrar este divorcio ya’”, le explicó Aune al diario británico The Guardian.

En vista de que es un Congreso estatal dominado por los republicanos, que apenas en febrero bloquearon un intento de añadir la violación y el incesto a las escasas excepciones de la ley antiaborto local, Aune no se muestra particularmente optimista.

Aunque tanto ella como las expertas consultadas coinciden en que la acción sirvió al menos para arrojar luz.

«Para que se sepa que hay mujeres atrapadas en estas situaciones, para crear conciencia y para que las sobrevivientes conozcan qué posibilidades siguen existiendo a pesar de estas leyes», zanja Destonee.

Share.

Leave A Reply

Exit mobile version