Internacionales_portada_slider

Mike Pence ocuparía presidencia de EEUU, si Trump es obligado a renunciar

Tras ser aprobado por la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el impeachment contra el presidente Donald Trump continúa su curso. Ahora, el Senado tendrá que emitir su veredicto y, aunque la mayoría republicana parece decantar la balanza a favor del mandatario, ha surgido la pregunta sobre quién ocuparía su lugar en caso de ser hallado culpable en el juicio político.

La vigesimoquinta enmienda de la Constitución Estadounidense indica que en caso de vacancia presidencial el vicepresidente asume el cargo. Es decir, si Trump es obligado a dimitir, Mike Pence se sentará en la Oficina Oval hasta el final de la administración, el 20 de enero del 2021, reseñó El Comercio

Pencer nació en Columbus, Indiana, el 7 de junio de 1959. Egresado de Derecho de la Universidad de Indiana, simpatizó con los Demócratas durante su juventud votando por Jimmy Carter en las elecciones de 1980 antes de convertirse en parte del Tea Party, el movimiento más conservador del Partido Republicano.

Tras obtener el doctorado en Derecho ejerció la carrera y condujo un programa de radio llamado “The Mike Pence Show”, que se mantuvo al aire entre 1992 y 1999. También tuvo un paso por la televisión, presentando un programa sobre política entre 1995 y 1999.

Al año siguiente llegó a la Cámara de Representantes, cargo para el que fue reelecto en 2004, 2006, 2008 y 2010. En el 2012 asumió como gobernador de Indiana y en julio del 2016 se anunció que sería compañero de fórmula de Donald Trump para los comicios de ese año.

Considerado como el equilibrio político de Donald Trump, Pence ha sido el ancla entre el mandatario y las bases conservadoras del Partido Republicano. “Trump tiene a los nacionalistas-populistas. Pero Pence es la base. Sin Pence, no ganas”, le dijo Steve Bannon a la periodista Jane Mayer de The New Yorker en el 2017.

Pence no solo ha sido uno de los más fieros defensores de medidas tan polémicas como la orden ejecutiva 13769 en la que se prohibía la entrada de ciudadanos provenientes de países musulmanes durante 90 días, también es el gran nexo entre Trump y los mayores empresarios estadounidenses, vitales para aportar los fondos necesarios en las millonarias campañas electorales.

Él se pronunció sobre el juicio político durante un evento electoral en Michigan calificando como “una desgracia” el proceso contra Trump. “Cuando este presidente se enfrenta a los demócratas que no hacen nada, sus investigaciones interminables y su destitución partidista, nos mantenemos con él”, dijo el vicepresidente, según CNN.

Fuente: Globovisión / El Comercio / JGL

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar