Internacionales_portada_slider
Tendencia

México regalará casa de Joaquín “El Chapo” Guzmán en juego de lotería

México (AP) – La casa de la que huyó el ex capo de la droga Joaquín “El Chapo” Guzmán en 2014 cuando los marines mexicanos lo rodearon sufrió algunos cambios recientemente mientras el gobierno mexicano se preparaba para regalarlo en una lotería nacional.

Se quitaron las cámaras de vigilancia que cubrían todos los ángulos del exterior de la modesta casa. Y el agujero debajo de una bañera por el que Guzmán se había deslizado para llegar a una red de túneles estaba cubierto con una losa de hormigón.

The Associated Press tuvo acceso a la propiedad en un vecindario tranquilo de Culiacán antes de la lotería. En las últimas semanas, el Instituto Mexicano para la Devolución de Bienes Robados al Pueblo, conocido por sus iniciales como INDEP, le dio una nueva capa de pintura blanca por dentro y por fuera y colocó azulejos sobre el lugar del baño donde había estado la bañera y el punto de entrada del túnel.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha estado hablando de la lotería de propiedades incautadas, pero no mencionó la historia de esta casa en particular. Una casa amplia en uno de los barrios más elegantes de la Ciudad de México y un palco privado en el famoso Estadio Azteca han atraído más atención.

El sitio web del INDEP lo enumera solo como «Casa en Culiacán». Tiene aproximadamente 2,800 pies cuadrados y está ubicado, quizás apropiadamente, en un vecindario llamado Libertad, o «Freedom». El gobierno valora la casa de dos dormitorios en $ 183,000.

La casa había estado abandonada durante años y los marines hicieron algunos daños cuando la registraron, por lo que fue necesario realizar reparaciones.

Guzmán escapó esa vez por los túneles, pero su libertad duró solo unos días. El 22 de febrero de 2014, los marines descendieron nuevamente, esta vez en un condominio en la costa de Mazatlán.

Para entonces, Guzmán ya tenía fama de escapadas atrevidas. Se había escapado de una de las cárceles de máxima seguridad de México en 2001, supuestamente en un carrito de lavandería.

En julio de 2015, menos de un año y medio después de su captura en Mazatlán, Guzmán se deslizó por un túnel excavado hasta el desagüe de la ducha de su celda y condujo una motocicleta por las vías tendidas a través de un túnel para escapar de otra prisión mexicana de máxima seguridad.

Los infantes de marina lo capturaron nuevamente seis meses después en Los Mochis, Sinaloa, donde había estado encerrado en otra casa poco destacable.

Guzmán fue extraditado a Estados Unidos, juzgado, condenado y condenado a cadena perpetua en julio de 2019.

Los funcionarios del INDEP, que se negaron a ser identificados porque no estaban autorizados a hablar, dijeron que les sorprendió que la casa estuviera recibiendo atención. No es lujoso. No hay alberca, nada de la ostentación que caracteriza a otras propiedades narco en Sinaloa.

Las personas cercanas dijeron que no sabían quién era su vecino.

“Nunca supimos nada, nunca supimos quién vivía allí, nunca vimos a nadie”, dijo un vecino, quien rápidamente cortó la conversación. A muchos lugareños no les interesa hablar de Guzmán o incluso decir su nombre en un lugar donde el cartel de Sinaloa sigue siendo poderoso.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba