Internacionales_portada

Maduro sube la presión contra los empresarios: 28 arrestos

Llegó el turno al sector de textiles, automotriz, de calzado y de juguetes. Los empresarios venezolanos de estos rubros son los que ahora están sometidos al pánico luego de la orden de “vaciar los anaqueles” que hizo el presidente Nicolás Maduro el último fin de semana al declararle la guerra a la “especulación”. Hasta el lunes había cinco propietarios arrestados, pero ayer se sumaron otros 28 y la fiscalía general había agregado el pedido de captura contra otros diez. Tres negocios, asimismo, continuaban “ocupados” hasta tanto el gobierno aclare la situación de sus dueños.

Mientras el estupor se diseminaba en los hombres de negocios, sindicados por el chavismo como los autores de una “conspiración” para “alterar la paz” entre los venezolanos, desde el Palacio de Miraflores se indicaban que la ofensiva contra los “empresarios especuladores” alcanzaría ahora a los que producen tejidos, autos o juguetes.

En tanto, las colas se multiplicaban ayer en todos los grandes almacenes al igual que los intentos de vandalismo, que continuaron en diversas ciudades. La situación con ribetes sociales explosivos motivó al líder opositor y ex candidato presidencial, Henrique Capriles, a acusar a Maduro de jugar con fuego al “incendiar” al país.

Poco antes, bajo pena de intervenirlos militarmente, el presidente había ordenado la apertura a los comercios que cerraron por la mañana por temor a ser saqueados al mediodía. Pero, cuando cumplieron el reclamo oficial, muchos compradores se agolparon en las tiendas del centro de Caracas como, por ejemplo, la de “Telares Los Andes” que tuvo que cerrar de inmediato temiendo ser víctima del vandalismo como el último sábado en la ciudad de Valencia, horas después de que el gobierno forzara a los dueños de casas de electrodomésticos a vender “a precios justos” sus productos, lo que implicó rebajas del 50% y aun más. Ese hecho llevó a miles de venezolanos a esperar horas para tratar de acceder a esos productos.

“Pido al pueblo que no caigamos en la ansiedad consumista, que vayamos poco a poco.

Esos precios se van a quedar para noviembre, para diciembre, para enero, para febrero porque los hemos bajado para que se mantengan”, indicó ayer Maduro.

El mandatario prometió sacar a las milicias para reforzar la seguridad y el orden con las autoridades civiles y militares y anunció además la conformación de tribunales especiales para procesar a los “especuladores. En un acto público ante transportistas chavistas, Maduro instruyó congelar la situación “estas próximas 72 horas hasta que regularicemos los precios de los productos de autopartes, repuestos, cauchos y baterías”.

Venezuela, el mayor productor de petroleo sudamericano y que importa la gran mayoría de los alimentos y productos que consume, atraviesa una severa crisis económica marcada por una inflación que en octubre cerró en un 54,3% anual, una ingente escasez de productos esenciales y una falta de inversión que conspira contra su esquema productivo, en particular la industria del crudo.

En Venezuela, rige desde 2003 un férreo control cambiario y la única forma de adquirir dólares es mediante la denominada Comisión de Administración de Divisas, que lo vende en 6,30 o en subastas del Banco Central, en las que se adquiere a entre 10 y 12 bolívares. Pero la inflación galopante desvaloriza la moneda, por lo que la población apela a los dólares para conservar poder adquisitivo. El precio del dólar paralelo llega a ser de hasta ocho veces el oficial.

El gobierno culpa de la situación al empresariado local, al que acusa de estar en connivencia con Estados Unidos –uno de los principales clientes del petróleo estatal de Caracas– para derrotar la “revolución” bolivariana. El gobierno ya clausuró 50 páginas web que publican la cotización del paralelo. Este tipo de páginas existen desde hace años y reaparecen poco después bajo otros nombres.

En réplica a Maduro, el opositor Capriles denunció que la estrategia del gobierno es anarquizar y crear un caos para suspender las elecciones municipales del 8 de diciembre, que serían desfavorables para el oficialismo, según algunos sondeos.

Fuente: Clarín.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar