Internacionales_portada_slider

Maduro lanza una tarjeta para frenar el desabastecimiento

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, lanzará una nueva tarjeta electrónica para su uso en los supermercados estatales que garanticen al portador su abastecimiento como una forma de lucha contra el contrabando y el acaparamiento. “Voy a lanzar un nuevo sistema con un conjunto de componentes que fortalezcan el apoyo de la familia que va a abastecerse” a los supermercados del Estado, indicó.

El presidente dijo que la tarjeta se utilizará en los mercados Mercal, PDVAL y Abastos Bicentenario, de titularidad del Estado, para garantizar a los usuarios de esos establecimientos “la satisfacción de las necesidades de toda la familia venezolana que trabaja y acabar con especuladores acaparadores y bachaqueros” (contrabandistas).

“Vamos a crear un sistema superior, vamos a tecnificarlos, a organizarlo aún más para que no se aprovechen de nuestros sistema acaparadores, especuladores, bachaqueros que se van a Mercal a Pdval y se llevan completa la tienda y cuando llega la familia venezolana tenemos problemas”, dijo.

“Eso se va a acabar y se tiene que acabar ya con la Ley de Precios Justos y el nuevo sistema digitalizado de abastecimiento seguro”, indicó.

Maduro señaló que hay planes de que quienes se inscriban en la tarjeta puedan beneficiarse de un concurso público para poder recibir viviendas de la gubernamental Gran Misión Vivienda; vehículos, motos y ofertas especiales de productos. Aseguró que en las próximas semanas se va a ir estabilizando con la ley todo el sistema de precios y el abastecimiento.

“No podrán con nosotros”, agregó llamando a todos los empresarios que quieren trabajar conjuntamente con su Gobierno.

El desabastecimiento es uno de los principales problemas que afronta el Gobierno de Maduro que reconoce que 28 de cada 100 productos medidos no se encuentran ni se pueden sustituir con otros artículos.

En el estado de Táchira, fronterizo con Colombia y en donde comenzaron las manifestaciones de protesta contra el gobierno, a principios de febrero, el desabastecimiento se hace sentir. Armando Mirando, vicepresidente de la Asociación de Panaderías del estado de Táchira, comentó a la AFP que San Cristóbal se podría quedar sin pan el martes, pues los camiones que transportan harina y mantequilla se han negado a llegar allí desde hace dos semanas debido al caos provocado por las barricadas. “Ya había escasez antes y ahora no llega nada”, comenta Mirando luego de participar en la “conferencia de paz” organizada por el gobierno para buscar una salida a las protestas, pero que para la oposición es sólo una simulación. En medio del caos, la mayoría de los comercios y restaurantes permanecen cerrados en esta ciudad de 260.000 habitantes.

La oposición atribuye los problemas económicos de Venezuela, que registra una inflación de 56%, a los controles de cambio a una tasa sobrevaluada, en vigor desde 2003, y de precios. Sumando a ello, señalan los críticos, el gobierno entrega a cuentagotas los dólares necesarios para las importaciones, pese a que el país compra en el exterior gran parte de lo que consume. Maduro culpa de su lado a los contrabandistas que aprovechan el control de precios en Venezuela para traficar gasolina y alimentos a la vecina Colombia. El resultado para los venezolanos: anaqueles vacíos y altos precios.

Los afortunados que encuentran lo que necesitan en los mercados gubernamentales lo pagan a precios controlados, los otros tienen que acudir a mercados privados donde todo es hasta siete veces más caro. El precio normal de un kilo de leche en polvo es de 30 bolívares, pero en esos mercados puede ser hasta de 250, cuando el salario mínimo es de 3.270, unos 519 dólares a la tasa oficial de 6,30 pero unos 45 en el mercado negro.

Fuente: Clarín

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar