Internacionales

Los rehenes muertos en Sydney son una abogada y el gerente del café Lindt

Una abogada australiana de 38 años y el gerente del café de la conocida chocolatería Lindt en Sidney, capital financiera de Australia, son los dos rehenes que murieron ayer durante el secuestro perpetrado por un clérigo iraní que mantuvo al país en vilo durante más de 16 horas.

Katrina Dawson, de 38 años, ejercía de abogada en Sidney y eramadre de tres niños pequeños. Fue una de las víctimas fatales cuando ocurrió el desenlace del secuestro en el que la Policía ingresó a los tiros al local. No se informó oficialmente las circunstancias de su muerte.

La otra víctima fatal es Tori Johnson, que tenía 34 años y trabajaba de gerente en el café Lindt. El canal 9 de la televisión local informó que Johnson habría intentado desarmar al secuestrador, identificado como Man Haron Monis o el jeque Haron, cuando este comenzó a disparar, lo que motivó la intervención policial.

La Policía no ha ofrecido detalles de lo ocurrido en el interior del local Lindt, ubicado en la zona financiara Martin Place.

Los heridos son tres mujeres, una de ellas con herida de bala, y un agente policial que fueron atendidos en hospitales de la zona.

El llamado jeque Haron entró el lunes por la mañana en el café y secuestró a 17 personas que había en su interior, entre personal y clientes. Tras más de 16 horas, el jefe del operativo dio la orden de ingresar porque oyó disparos dentro del local. El saldo final del operativo fueron tres muertos, uno de los cuales era el secuestrador.

El primer ministro australiano, Tony Abbott, y el presidente del estado de Nueva Gales del Sur, Mark Baird, ordenaron izar a media asta la bandera nacional en los edificios públicos en señal de respeto y luto por la dos «víctimas inocentes».

La calle peatonal de Martin Place se ha llenado de ofrendas florales. Las autoridades, que investigan los hechos, mantienen cerrada la zona aledaña al corazón financiero de Sidney, la calle peatonal Martin Place, donde se encuentra el Banco de la Reserva Australiana, mientras que el consulado de Estados Unidos en Sídney anunció que no atendería al público por los trágicos sucesos.

«Hay lecciones que aprender y decidiremos a través del análisis de este incidente cuáles deben ser aprendidas», dijo el primer ministro australiano, Tony Abbott, en rueda de prensa en Canberra.

Fuente: Agencias

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 8 =

Botón volver arriba
Cerrar