Internacionales

Las calles de Quito parecen un escenario de guerra tras las violentas protestas contra el Gobierno de Lenín Moreno

Tras una noche en la que se realizó un peculiar “cacerolazo” nocturno por la paz y se registraron altercados con policías en algunos barrios de Quito en desafío al “toque de queda” aplicado por el Gobierno, existe la posibilidad de que la huelga indígena que hoy cumple once días termine con el diálogo aceptado por las partes.

Según el servicio de información municipal, habían al menos cuarenta puntos de cierre de avenidas a primeras horas de la mañana en la ciudad, aunque las calles del casco histórico, que ha sido epicentro de las protestas desde el pasado 3 de octubre, hoy colgaron el cartel de “habilitadas”.

El cierre parcial de calles se ha registrado en la zona norte y sur de la ciudad, así como en algunos valles aledaños ubicados en el este de la ciudad, según las fuentes municipales.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar