Internacionales

La crisis económica obliga a Obama a reducir el gasto militar

 

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció ayer un plan para hacer “adelgazar” las fuerzas militares de su país y aclaró que no significa aplicar reducciones de presupuesto sin sentido sino convertir el actual mastodonte en una maquinaria de guerra “ágil y flexible” , capaz de mostrar la “superioridad” norteamericana en cualquier lugar del mundo.
 
“Sin dudas, algunos van a decir que los recortes son demasiado grandes, y otros van a decir que son demasiado pequeños”, dijo Obama durante una inusual aparición en el Pentágono.
 
Acosado por la crisis económica, Obama ordenó una serie de recortes presupuestarios en los programas de Defensa poco después de haber entrado a la Casa Blanca, por unos 489.000 millones de dólares en 10 años.
 
Ahora, el presidente adelantó que “en las próximas semanas” se conocerán más detalles sobre los presupuestos del Pentágono para los próximos años. Fuentes del gobierno dijeron a la agencia Reuters que se está considerando una reducción de entre un 10 y 15% de las fuerzas del Ejército y la Marina en la próxima década, equivalente a decenas de miles de soldados.
 
“Al mirar más allá de las guerras en Irak y Afganistán –y el fin de la construcción nacional a largo plazo con gran presencia militar– seremos capaces de garantizar nuestra seguridad con menos fuerzas terrestres convencionales”, dijo. Así, EE.UU. ya no podrá librar dos guerras simultáneas y extensas como en Afganistán e Irak.
 
No es un secreto aquí que Obama tiene una visión diferente de lo que deben ser las fuerzas armadas. Pero, si bien algunas de sus políticas –como la aceleración de la salida de Irak– molestaron a los jefes militares, Obama mantiene una muy buena sintonía con el Pentágono y con el aparato militar en general, incluídos los fabricantes de armas y equipos.
 
De hecho, tal como se ocupó de recordar en su encuentro con la prensa, el presupuesto militar de la gestión Obama incluso supera el gasto de los últimos años de la administración Bush.
 
Ante los periodistas, Obama dejó en claro que piensa recortar fuertemente en programas nacidos a la sombra de la Guerra Fría, “así podremos invertir en las capacidades que necesitamos para el futuro, como la inteligencia, vigilancia y reconocimiento, el anti-terrorismo, contrarrestar armas de destrucción masiva y la habilidad de operar en ambientes adonde nuestros adversarios traten de negarnos acceso”, señaló.
 
“Entonces sí, nuestras fuerzas armadas serán más ‘delgadas’, pero el mundo debe saber que Estados Unidos va a mantener su superioridad militar con fuerzas que serán ágiles, flexibles y listas para todo el rango de contingencias y amenazas”, indicó el presidente.
 
“Creo que es la primera vez que se articula algo como esto” para modernizar las fuerzas armadas, comentó el coronel retirado Jack Jacobs, analista militar de la cadena televisiva MSNBC. Según el ex oficial, evidentemente Obama está dispuesto a profundizar el “cambio de foco”, sacándolo de Europa y Rusia y apuntando hacia Oriente Medio y Asia.
 
De hecho, durante su visita a Canberra en noviembre último, Obama anunció un acuerdo para el despliegue de hasta 2.500 marines en Australia, cerca de China.
 
“Vamos a reforzar nuestra presencia en la zona de Asia-Pacífico, y las reducciones de presupuesto no se realizarán a expensas de esa región crítica”, explicó Obama en el Pentágono. También “vamos a seguir inviertiendo en nuestras sociedades y alianzas clave, incluyendo la OTAN”, tranquilizó el presidente.
 
Esta transformación y ajuste en la defensa viene despertando críticas de parte de los republicanos, tradicionalmente relacionados con las jerarquías militares y las empresas del sector de las armas. Y también se escucharon reacciones desde la izquierda.
 
“Las reducciones propuestas para los próximos cinco años representan una declinación real de apenas el 4% en términos reales o ajustados por inflación”, dijo Catherine Lutz, de la universidad Brown y directora del website CostOfWar.org. “Y el presupuesto del Pentágono seguirá siendo más grande que en la última década”, agregó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba